Migrantes indocumentados que han pasado por centros de detención en Arizona, en los Estados Unidos, alegan haber sido víctimas de “maltrato psicológico” por parte de autoridades federales y permanecer en condiciones deplorables, incluso junto a migrantes con “uniformes anaranjados”, que usan los presos.

Los testimonios de algunos indocumentados que se encuentran en albergues se alinean con las diversas denuncias en torno a los centros de detención, calificados de “campos de concentración” por varios organizaciones humanitarias y a favor de los migrantes.

Una polémica que se ha visto acrecentada con la confirmación esta semana de la muerte del hondureño Yimi Alexis Balderramos-Torres, de 30 años y el undécimo indocumentado que pierde de la vida en los últimos meses mientras está bajo custodia de las autoridades federales.

Este lunes la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reconoció hacinamiento extremo, estancias largas y riesgos para la salud en los centros de la Patrulla Fronteriza en el sur de Texas.

El pasado martes, miles de personas se sumaron a más de 180 protestas a lo largo del país para exigir el cierre de los centros de detención de inmigrantes y cancelar la entrega de fondos al Gobierno de Donald Trump que pretendan continuar con sus duras políticas migratorias.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.