por: Vanessa Guerrero Belmont | vanessagbelmont@gmail.com

Los “Millenials” hemos sido una generación muy criticada pues con la llegada de gran tecnología a nuestra generación el uso sobre ella ha sido muy cuestionable. Sin embargo, dado los hechos ocurridos el pasado 19 de Septiembre en la Ciudad de México quizá la perspectiva hacia nosotros dio un giro radical.

 

El devastador sismo de magnitud 7.1 fue una de las mayores tragedias de México, no obstante, nos dejó una de las mayores enseñanzas.

 

Pero si no tuvieron una amplia perspectiva sobre todo lo que fuimos capaces de hacer, les menciono algunas, la Cruz Roja pidió a la gente que dejara de ir de voluntario a las zonas afectadas ya que demasiados habían ofrecido su ayuda. Los restaurantes sirvieron comidas gratis, los hoteles dejaron que damnificados se quedaran la noche sin costo y proveedores de teléfono e internet fueron gratis para que las personas se pudieran comunicar con sus familiares. Además doctores, veterinarios, arquitectos, ingenieros y doctores ofrecieron sus servicios gratuitamente. Y finalmente civiles, en su mayoría jóvenes fuimos capaces de  establecer 1,145 centros de acopio, 78 clínicas, 29 veterinarias y las redes sociales se inundaron de gente ofreciendo su casa para damnificados.

 

Y no quiero dejar sin crédito generaciones anteriores, claro que fueron un importante factor para que todos nos uniéramos y levantáramos al país, solo quiero resaltar el hecho de que nosotros hemos sido tachados de ser egoístas, pensar en nosotros mismos y no abrirnos al mundo por estar en nuestros “aparatitos”, pero se impresionan del uso que les dimos. Comenzando por las miles de fotos circulando a tiempo real para encontrar a personas y acudir al lugar de desastre que más ayuda necesitara.

 

No obstante, mientras unos medios mundiales admiraron y alabaron nuestro trabajo para sacar adelante la situación, le gente de Puerto Rico, quienes habían pasado por una situación devastadora de huracán, se quejaba de que toda la atención y ayuda se desvió a nosotros. Quiero defender de gran manera el hecho de que toda la atención haya sido desviada fue porque nosotros, el pueblo, luchamos por ello, pues además de haber llamado tanto la atención por el gran movimiento de la gente decidida a no quedarse con los brazos cruzados, un joven mexicano dedicado a YouTube llamado Juan Pablo Zurita (conocido por Juanpa Zurita) del que por cierto ya les había hablado anteriormente, usó su gran fama y sus 12 millones de seguidores para crear una fundación donde pidió ayuda a youtubers y actores de todo el mundo para “alzar la voz”. Consecuentemente, esta campaña recaudó más de un millón de dólares que el joven asegura comprobar su buen uso para toda la gente damnificada. Pero, no fue el único que hizo uso de gran fama para ayudar, los jugadores de la selección mexicana Javier Hernández (Chicharito) y Miguel Layún crearon su fundación “YoXMéxico” que recaudó 329 mil dólares. Con esto defiendo las razones del por qué la atención la ocupó México, que en realidad la ganamos.

 

Sin desviarnos del tema, quiero recalcar que nuestra generación ha sido considerada por expertos como la que “más se ha preocupado por la humanidad” pues a pesar de casi siempre estar en nuestro mundo (que sí efectivamente son las redes sociales) la empatía a la que reaccionamos ante este tipo de desastres no se había visto anteriormente.

 

Finalmente, quería hacer una afirmación de que México es un país muy subestimado, y ojo, no por otros países u otra gente, si no por nosotros mismos quienes no hemos sido capaces de valorar y creer en lo que nuestra gente es capaz de hacer. Si tan solo esta gente abriera los ojos y dejara de ver al país como la borregada lo hace “mediocre y sin potencial”, estaríamos dando el primer paso a ser primermundistas.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.