Martin McGuinness, exviceministro principal de Irlanda del Norte y antiguo comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA), murióa los 66 años, informó hoy el partido republicano Sinn Fein en un comunicado.

“Es con profundo pesar y tristeza que hemos sabido de la muerte de nuestro amigo y camarada Martin McGuinness, que falleció en la madrugada en Derry (Irlanda del Norte). Se le echará mucho de menos por todos los que le conocieron”, indicó la nota.

Junto a Gerry Adams, McGuinness fue la cara visible de los republicanos en el proceso que desembocó en los acuerdos de paz del Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a tres décadas de un conflicto abierto entre los católicos leales a Dublín y los protestantes leales a Londres que dejó más de 3 mil 500 muertos.

El histórico dirigente dimitió a principio de enero de su puesto en el Gobierno autónomo de poder compartido entre protestantes y católicos, lo que provocó la caída del Ejecutivo y obligó a Londres a convocar elecciones regionales el pasado 2 de marzo.

Poco después de abandonar su cargo anunció que dejaba también la política al padecer amiloidosis, una grave enfermedad degenerativa que le ha afectado al corazón.

McGuinness encarnaba mejor que nadie el largo viaje del nacionalismo radical irlandés hacia la paz.

DE RADICAL A PACIFISTA

Durante ese trayecto, pasó de liderar una organización terrorista empeñada en acabar a través de la violencia con la presencia del Reino Unido en Irlanda del Norte a darse un apretón de manos con la reina Isabel II en Belfast en 2012 o cenar con ella en el Castillo de Windsor dos años después.

Casado y padre de cuatro hijos, Martin McGuinness nació en 1952 en el Bogside, el barrio católico de Derry (Irlanda del Norte), e ingresó en el IRA en 1969, condición que no le impidió iniciar en 1972 negociaciones secretas con el Gobierno británico para lograr un alto el fuego definitivo del grupo armado, que llegaría en 1997.

A diferencia del presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, McGuinness no proviene de una familia republicana, pero se unió al movimiento motivado por la brutal respuesta que recibieron los grupos pro derechos civiles a manos de las fuerzas de seguridad a finales de la década de los años 60.

1642521

Cuentan sus biógrafos que, cuando ya era una figura política destacada, alojó en una ocasión a una unidad del IRA en fuga en el fronterizo condado irlandés de Donegal, después de que Adams se negase a hacerlo.

No obstante, su reputación como estratega político y militar choca con controvertidas decisiones que tomó en momentos clave para el secreto proceso de paz, antes de la firma del acuerdo del Viernes Santo (1998), cuando el IRA todavía ejercía considerable influencia sobre el Sinn Fein y no al revés.

A los ojos de varios observadores, sus iniciativas llevaron a la organización paramilitar a un callejón en el que la única salida ha sido la vía democrática y pacífica.

Su habilidad política y su carisma entre los voluntarios del IRA le convirtieron pronto en uno de los máximos exponentes de la doble estrategia de la ‘urna y el rifle’: la mezcla de política y violencia como única vía para la reunificación de la isla.

En 1997 fue elegido diputado en la Cámara de los Comunes, puesto para el que sería reelegido en 2001, 2004 y 2010, mientras en 1998 logró un escaño en la Asamblea norirlandesa, que ha mantenido hasta las elecciones autonómicas del pasado mayo.

Tras la breve restauración de la autonomía norirlandesa, entre 1999 y 2002, McGuinness sirvió como ministro de Educación en el Gobierno de poder compartido entre católicos y protestantes.

Y en 2007 le llegó el turno de regir los destinos de la provincia junto a su eterno enemigo, Ian Paisley, con quien llegó a mantener una cálida relación profesional y personal, lo que les valió el apodo de los “Hermanos Risitas” y molestó a no pocos unionistas.

Con el sucesor del reverendo en el Gobierno y en el DUP, Peter Robinson, no existió el mismo “feeling” y las tensiones entre sus respectivos partidos desde 2011 han marcado su convivencia en el Ejecutivo, hasta provocar la dimisión de McGuinness el pasado 9 de enero.

El ‘número dos’ del Sinn Fein abandonó el cargo de viceministro principal en protesta por la gestión de un escándalo financiero detectado en la política de energías alternativas del Gobierno norirlandés, encabezado por la actual líder del DUP, Arlene Foster.

El partido republicano Sinn Fein difundió hoy un comunicado en el que “con profundo pesar y tristeza” informaba de la muerte “de nuestro amigo y camarada Martin McGuinness, que falleció en la madrugada en Derry (Irlanda del Norte)”.

CONDOLENCIAS

El presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, destacó la “determinación, dignidad y humildad” mostrada por McGuinness “durante toda su vida”, cualidades con las que ha lidiado también “con este breve periodo de enfermedad”, dijo.

“Era un apasionado republicano que trabajó incansablemente por la paz y la reconciliación y por la reunificación de su país”, señaló Adams, amigo personal y compañero de McGuinness durante el pasado conflicto en la provincia británica.

Juntos lograron acercar al ya inactivo IRA hacia el desarme y el fin de la violencia y poner en marcha un exitoso proceso de paz, que culminó con la formación en 1998 en un Gobierno de poder compartido.

La primera ministra británica, Theresa May, destacó la “esencial” e “histórica” contribución del exviceministro principal norirlandés.

En un comunicado, la líder conservadora dijo que McGuinness desempeñó una “labor determinante” para conseguir que el movimiento republicano se apartara de la violencia en la provincia británica.

“Al hacerlo, él hizo una contribución esencial e histórica en el extraordinario camino de Irlanda del Norte desde el conflicto a la paz”, subrayó la jefa del Gobierno.

El exprimer ministro británico Tony Blair, que negoció el acuerdo de paz del Viernes Santo (1998), expresó su pesar por la muerte de McGuinness y recalcó que, sin éste, la paz nunca hubiera llegado a Irlanda del Norte.

En un extenso comunicado, el antiguo “premier” (1997-2007), destacó el “liderazgo” y el “coraje” del exviceministro principal norirlandés y antiguo comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA) para impedir que “el pasado definiera el futuro”.

“Cualquiera que sea el pasado, el Martin que yo conocí fue un individuo considerado, reflexivo y comprometido”, dijo Blair, quien trabajó a favor del proceso de paz tras su llegada al poder en 1997.

La reina Isabel II, jefa de Estado británica, enviará un mensaje privado de condolencias a la viuda del ex viceministro principal de Irlanda del Norte Martin Maguinness, fallecido hoy a los 66 años, informó el Palacio de Buckingham.

La soberana británica, de 90 años, y el antiguo comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA) se encontraron cara a cara por primera vez en junio de 2012 en un evento benéfico en Belfast.

Tras conocerse la muerte de McGuinness, a causa de una amiloidosis, una grave enfermedad degenerativa que le afectó al corazón, la residencia oficial de la familia real indicó que Isabel II se pondría hoy en contacto en privado con la viuda, Bernie.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.