Hasta 100 millones de empleos turísticos podrían perderse en todo el mundo por la pandemia, lo que conllevaría una reducción del PIB mundial de hasta el 2.8 por ciento, según advirtió Naciones Unidas, que urge a intensificar la cooperación internacional en lo relativo a restricciones de viajes y gestión de fronteras.

En el informe El turismo y el COVID-19 presentado este martes, la entidad señaló las consecuencias a corto y largo plazo de que los gobiernos adopten decisiones unilaterales, incluido el posible impacto negativo en los esfuerzos de recuperación más amplios y en la confianza de los consumidores en el turismo internacional.

El documento, elaborado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), una de las agencias especializadas de las Naciones Unidas, señaló que, a medida que los países eliminan gradualmente las restricciones de viaje y el sector se reinicia lentamente en muchas partes del mundo, la salud debe seguir siendo una prioridad.

Por ello, se deben establecer unos protocolos coordinados que protegen a trabajadores, comunidades y viajeros, al tiempo que apoyen a empresas y empleados.

En un mensaje transmitido con motivo de la publicación del informe, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, recordó que el turismo es uno de los sectores económicos más importantes del mundo que emplea a una de cada diez personas y proporciona sustento a cientos de millones más, además de impulsar las economías y permitir que los países prosperen.

La crisis es “un gran ‘shock’” para las economías desarrolladas, pero, para los países en desarrollo es una emergencia, particularmente para muchos pequeños estados insulares en desarrollo y países africanos, ha lamentado.

Se prevé que las corrientes mundiales de inversión extranjera directa (IED) disminuirán hasta un 40 por ciento en 2020 y que los países desarrollados también se verán perjudicados.

Fuente: https://lopezdoriga.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.