Por: Eduardo Sadot-Morales Figueroa | @eduardosadot | sadot16@hotmail.com

La gobernabilidad democrática, sí es responsabilidad de Gobernación y, por gobernabilidad se tienen como indicadores: 1) Legitimidad, 2) Conflictividad; 3) Violencia y descomposición social; 4) Eficacia decisional; 5) Cohesión de la clase política y 6) Confianza y credibilidad.

Recordarán ustedes aquella famosa serie de televisión “Misión Imposible” que después actualizó e inmortalizó en una película Tom Cruise, cuando el Presidente Peña Nieto nombró recientemente a Alfonso Navarrete Prida, mientras daba a conocer los cambios e instruía al nuevo Secretario de Gobernación, me parecía escuchar el tema musical de esa serie, escrito por el compositor Argentino Lalo Schifrin y, las famosas grabaciones con las instrucciones que iban junto al expediente que se entregaba a los agentes en la serie y que al final decía, “ …esta grabación se autodestruirá en cinco segundos…” y los protagonistas de la serie comenzaban su misión, el creador de la serie original televisiva fue Bruce Geller, que me recordó a Peña Nieto; Peter Graves, el jefe que eran quien recibía las instrucciones de la misión, sin duda a Alfonso Navarrete; Greg Morris a Manuel Cadena, Subsecretario de Gobierno; Martín Landau a Rafael Adrian Avant, Subsecretario de Derechos Humanos; la Dama en la serie era Bárbara Bain, me evocó a la Subsecretaria de Población Migración y Asuntos Religiosos, Patricia Martínez Cránz, nada más que Paty más guapa y no menos inteligente; Peter Lupus, que hacía los trabajos que involucren fuerza, Renato Sales Heredia.

Fuera de serie o de la serie como quiera verse, en la realidad, también conforman el equipo de SEGOB: como Subsecretario de Participación Ciudadana: José Luis Stein Velasco; Subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos, Felipe Solís Acero; de Normatividad de Medios, Andrés Chao Ebergenyi; Director General del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) a Alberto Bazbaz Sacal; la Misión – dijo el Presidente Peña Nieto – es (citó) “fortalecer la gobernabilidad democrática en todo el país, entendida como una responsabilidad compartida por los tres Poderes de la Federación y los tres órdenes de Gobierno; redoblar esfuerzos en el combate a la inseguridad con énfasis en los municipios que presentan los mayores índices de criminalidad, y con ese propósito se verá reforzar las labores que realiza el Gabinete de Seguridad para combatir el crimen organizado. Ampliar y fortalecer las acciones contra los delitos relacionados con el robo de combustible y los ataques a la seguridad en las carreteras; trabajar con los gobiernos locales para impulsar la adopción del modelo óptimo de la función policial, para que continúe impulsando las estrategias dirigidas a fortalecer la observancia de los derechos humanos en todo el país, combatir la violencia contra las mujeres y las agresiones para periodistas y defensores de derechos humanos. Asimismo, deberá velar desde el ámbito de su responsabilidad por el correcto desarrollo de los procesos electorales, que habrán de llevarse a cabo este año” hasta aquí la cita. Así, nada más, pero nada menos, una tarea nada fácil que se antoja imposible.

Cada rubro que evidenció el Presidente, son su mayor preocupación en la Secretaría de Gobernación: “fortalecer la gobernabilidad democrática en todo el país, entendida como una responsabilidad compartida por los tres Poderes de la Federación y los tres órdenes de Gobierno”; condición que ha de acreditarse en las próximas elecciones aunque en estricto sentido no le corresponde totalmente a SEGOB pues el proceso, es facultad del organismo autónomo INE.

La gobernabilidad democrática, sí es responsabilidad de Gobernación y, por gobernabilidad se tienen como indicadores: 1) Legitimidad, 2) Conflictividad; 3) Violencia y descomposición social; 4) Eficacia decisional; 5) Cohesión de la clase política y 6) Confianza y credibilidad.

1) Legitimidad: es la capacidad del gobierno para generar apoyos y consensos en su entorno, con quienes pueden influir en la toma de decisiones, son actores que representan un factor real de poder, empresarios, líderes sindicales, campesinos, agrupaciones religiosas, ejército, iglesia, líderes políticos y de partidos políticos.

2) Conflictividad: la presencia de movilizaciones o confrontaciones por parte de grupos u organizaciones específicas, dirigidas contra políticas, decisiones o actos de gobierno, incluye movimientos populares urbanos y rurales estudiantiles y guerrilla.

3) Violencia y descomposición social: que incluye al crimen organizado, que contiene narcotráfico, secuestro, vandalismo, impunidad policiaca.

4) Eficacia decisional: como indicador de gobernabilidad contiene a su vez, factores de política en materia económica, social, exterior e interior.

5) Cohesión de la clase política: compuesta con la lealtad y acatamiento de reglas, apego a las prácticas e identidad ideológica del gobierno.

6) Confianza y credibilidad en su gobernante: Cada uno de estos indicadores, pueden evaluarse en escala de cinco grados donde: -1 muy baja, -2 baja, 0 media, +1 alta y +2 muy alta. Usted califique.

También instruyó; redoblar esfuerzos en el combate a la inseguridad en los municipios que presentan mayores índices de criminalidad, reforzando las labores que realiza el Gabinete de Seguridad para combatir al crimen organizado, por lo que es urgente apurar la opinión de la Suprema Corte respecto de la Ley de Seguridad Interior, pues es el instrumento básico.

Si se quiere dejar al final del Gobierno Peñista un México en Paz, que ese debe ser el objetivo de gobernación en estos meses; el combate al Robo de Combustible donde, urge acreditar la voluntad política de su combate y la seguridad en las carreteras; trabajar con los gobiernos locales para impulsar la adopción del modelo óptimo de la función policial, pero Navarrete que es muy buen jurista además de haber sido Secretario del Trabajo, seguramente que escuchará a Renato Sales en cuanto a la urgencia de adecuación del marco legal laboral de los policías y la iniciativa de creación del apartado “C” del 123 Constitucional.

En cuanto a los Derechos humanos, urge distinguir entre los derechos individuales del delincuente y los derechos colectivos de la sociedad y definir la postura de los tres poderes en los tres órdenes de gobierno al respecto.

Especial atención merece el combate a la violencia contra las mujeres y las agresiones a periodistas y defensores de derechos humanos, tema por cierto donde poco se ha visto su avance, al menos, avances en las investigaciones y la información que pueda difundirse, sin entorpecer su desarrollo, esas tareas inciden en los indicadores de gobernabilidad, pues lastiman dos fibras muy sensibles de la sociedad: las mujeres y los periodistas estos últimos que son y deben ser los ojos y la conciencia crítica de una sociedad, que con la nueva dinámica de los medios de comunicación es orientadora o desorientadora, inmediata y contumaz.

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.