por: Vanessa Guerrero Belmont | @Vannbelmont | vanessagbelmont@gmail.com

“En pocas palabras, Trump alimentando la sed de opresión extranjera y los políticos patrocinando las armas de estos terroristas, tristemente no me sorprendería ver más atentados como este.”

Ataques terroristas por todo Estados Unidos y a quien su líder decide culpar es a las reformas migratorias. ¿De verdad quiere lavarle el cerebro a su pueblo diciéndoles que las leyes migratorias son el problema? Ocultar cínicamente su mayor problema, el control de armas, y protegiendo descaradamente a la NRA (National Rifle Association – Asociación Nacional del Rifle) solo los llevará a hacernos más preguntas sobre quién realmente rige las leyes anti-armas.

 

Con los recientes hecho ocurridos hace apenas un mes en Las Vegas, la NRA  decide pasar la culpa a alguien más, pues en una de sus mismas declaraciones pone la culpa a estos violentos ataques a los videojuegos, las películas, y aclara que lo que se en lo que se debería de enfocar es en buscar una solución mas no en las leyes anti armas.

 

Para mí esta declaración puede sonar de lo más sarcástica que te puedas imaginar. Pero claro como es de esperarse muchos políticos incluyendo el presidente le apoyaron en la declaración, y no por las mejores razones.

 

En un artículo reciente sobre este tema, el editor de National Review, Jonah Goldberg, criticó la lista del Washington Post de donaciones de NRA, que afirmaba que “desde 1998, la National Rifle Association ha donado $ 4.23 millones a los actuales miembros del Congreso”. Poniendo las contribuciones de NRA en contexto, Goldberg explicó, la simple realidad es que la NRA no necesita gastar mucho dinero para convencer a los políticos de proteger los derechos de las armas de fuego.

 

Todo lo que necesita hacer es gastar un poco de dinero aclarando que a muchos de los constituyentes de esos políticos les interesan los derechos de las armas de fuego.

 

En 36 estados, no hay requisitos legales para el registro de armas, no se necesita permiso y no se necesita licencia para comprar y poseer un arma de fuego como un rifle, escopeta o pistola. Debido a la falta de estas regulaciones, así como a la facilidad con la que muchos estadounidenses pueden comprar armas en línea o en exhibiciones de armas, la mayoría de las armas en los Estados Unidos no están registradas.

Solo unos pocos millones de armas de propiedad privada en los EE. UU. Están registradas en el gobierno federal. Sin embargo, la cantidad real de armas es mucho mayor. Solo el año pasado, los fabricantes de armas de los EE. UU. Fabricaron más de 10 millones de armas de fuego. Según un cálculo de 2012 del Servicio de Investigación del Congreso, hay hasta 310 millones de armas en toda la nación.

 

Con esto, nos damos cuenta que en Estados Unidos es más difícil encontrar un Taco Bell que comprar un arma de fuego.

 

El gobierno se ha dedicado a desviar la culpa porque sus clazoncillos están siendo lavados por la NRA. Trump no hará caso a las propuestas del control de armas mientras siga recibiendo fondos de millones de dólares por parte de la industria de armas. Pero continuará lavando el cerebro de miles de personas para que crean en las blasfemias que ni siquiera es capaz de salir a decir sin pasar por Twitter.

 

En pocas palabras, Trump alimentando la sed de opresión extranjera y los políticos patrocinando las armas de estos terroristas, tristemente no me sorprendería ver más atentados como este.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.