Por: José Manuel Urreta Ortega | Presidente del CCE en el Estado de Veracruz y Coordinador de CONCAMIN para la Zona Oriente de México | @ManuelUrreta

El pasado 27 de febrero se llevó a cabo en la ciudad de México la XXXVI Asamblea Anual Ordinaria del Consejo Coordinador Empresarial, donde Carlos Salazar Lomelín rindió protesta como Presidente del organismo nacional en sustitución de Juan Pablo Castañón, quien realizó una gran gestión durante los últimos tres años, y teniendo como testigo al Presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

Carlos posee una experiencia empresarial y capacidad política probadas, tiene una gran sensibilidad para entender los desafíos económicos de la nación y es un gran negociador, por lo que estoy seguro que su llegada a la Presidencia del CCE garantiza que todos los empresarios del país estaremos muy bien representados.

Al contar con el respaldo unánime de los organismos integrantes del Consejo a su llegada a la Presidencia del Consejo podemos augurar en próximos meses una estrecha colaboración con el gobierno en sus distintos niveles, pero también planteamientos fuertes y decididos cuando sea necesario en sus funciones de promover a la inversión privada y la libre empresa del país, que generan el 80 por ciento de los empleos en México.

Durante el evento donde Carlos Salazar rindió protesta, acordó con el Presidente López Obrador unir esfuerzos para abatir la pobreza en territorio nacional, promover las inversiones que nos lleven a crecimientos económicos de cuatro puntos porcentuales anuales, así como acciones coordinadas para erradicar la corrupción en todas las actividades económicas y productivas de la nación.

Para lograr lo anterior tenemos la exigencia de impulsar acciones concretas y coordinadas entre ambos sectores pues, sin lugar a dudas, lograr romper con la inercia de más de tres décadas con crecimientos económicos mínimos requiere del compromiso y la unión real entre los sectores público y privado.

Sin lugar a dudas las inversiones y el crecimiento económico se incrementarán en nuestro país cuando se propicie una mayor certidumbre y legalidad, impulso a la libre empresa y exista un auténtico Estado de derecho, así como mayor diálogo y compromisos reales entre empresarios y funcionarios de los distintos niveles de gobierno; esto aunado al fortalecimiento de las pymes y un eficaz eslabonamiento de cadenas productivas, dos de los ejes delineados por Salazar Lomelín desde el inicio de su Administración.

Para contribuir a ello, destaco el esfuerzo que hemos emprendido los Presidentes de los distintos Consejos Coordinadores Estatales de todo el país para mantener una agenda de trabajo conjunta que nos permita una mejor coordinación entre todos nosotros y con el CCE nacional, el cual se viene desarrollando desde la Presidencia de Juan Pablo Castañón.

Las diversas regiones del país enfrentamos problemáticas comunes y estamos convencidos de poder encontrar juntos y unidos las mejores soluciones para hacerles frente, a través de una mayor cercanía y comunicación; por ello, el objetivo de este trabajo es fortalecer la presencia y representación de la iniciativa privada ante los distintos niveles de gobierno y demás interlocutores de nuestros sectores y empresas para hacer valer nuestra voz, continuar contribuyendo de manera decidida al establecimiento de condiciones competitivas de negocios en todo el territorio mexicano así como promover mayores inversiones y crecimiento económico para el país como la única vía de desarrollo para nuestra sociedad.

Nosotros no buscamos posiciones de gobierno ni algún tipo de privilegio; somos empresarios y nuestras labores son generar empleos y producir capital. Para lograrlo es imprescindible trabajar de manera coordinada entre nosotros y con nuestros interlocutores de los distintos niveles de gobierno, con quienes propiciamos una relación constructiva y permanente.

Hoy, con la Presidencia encabezada por Carlos Salazar a nivel nacional y sumado a nuestra participación en Confederaciones y organismos nacionales como CONCAMIN, así como la unión y trabajo conjunto de las representaciones empresariales en las diversas regiones de nuestro país, continuaremos estas labores para impulsar juntos estrategias de crecimiento productivo y certidumbre a las inversiones, impulsar a las pymes y reafirmar el valor que tienen todos los empresarios, desde el pequeño negocio hasta la empresa exportadora, para el desarrollo económico y social de México.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.