“Inadmisible” y “cruel” fueron los términos usados este lunes por el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU para denunciar la política de EU que propicia la separación de los niños migrantes de sus padres en la frontera con México.

“Pensar que un Estado busca disuadir a los padres infligiendo tal abuso a los niños es inadmisible”, dijo Zeid Ra’ad Al Hussein al abrir una sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

De la misma forma, el responsable de la ONU solicitó al gobierno de Donald Trump “poner fin inmediatamente” a esta “práctica cruel”.

Melania Trump, primera dama de Estados Unidos, aseguró que, al igual que su esposo Donald Trump, “detesta” ver a los niños separados de sus padres sin documentos, e instó, a un acuerdo bipartidista para reformar las leyes migratorias.

El pasado viernes, el gobierno de EU reveló que la nueva política de tolerancia cero en la frontera con México ha propiciado que desde mediados de abril al menos 2 mil niños fueran separados de sus padres, arrestados por vivir de manera ilegal en Estados Unidos.

Esta política de cero tolerancia ha sido denunciada por la oposición demócrata, pero causa molestia igual en las filas republicanas.

En el Congreso, donde legisladores de la oposición demócrata han denunciado la práctica como “diabólica”.

“Melania Trump detesta ver a los niños separados de sus familias y espera que los dos lados del Congreso puedan acordar una reforma migratoria exitosa”, afirmó la directora de comunicación de la primera dama, Stephanie Grisham.

“Piensa que el país debe respetar la ley pero también debe gobernar con el corazón”, añadió.

Por su parte el presidente Donald Trump acusó a los demócratas de ser responsables de esa situación, acusación que ellos rechazaron en bloque, y reclamó la creación de una reforma migratoria que ponga fin al problema.

“Por una vez, los demócratas podrían aportan una solución a la separación forzada de las familias en la frontera trabajando con los republicanos para una nueva ley”, comentó el presidente en su cuenta de Twitter.

Las separaciones de familias incrementaron desde inicios de mayo, cuando Jeff Sessions, ministro de Justicia, anunció que todos los migrantes que pasaran ilegalmente la frontera serían arrestados, aunque se encuentren acompañados de menores.

Sin embargo las niñas y los niños no pueden ser enviados a la prisión donde sean enviados sus familiares, lo que conduce a la separación.

Los republicanos parecen estar listos esta semana para presentar dos propuestas de ley: una que satisfaga a su ala dura y la otra que intente reconciliar a moderados y conservadores pero que incluye las demandas de Trump, especialmente el desembolso de 25 mil millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México.

Esta propuesta incluiría una enmienda que asegure que “los menores acompañados aprehendidos en la frontera no serían separados de sus padres”, según una fuente republicana.

“Los niños no deben ser un instrumento de negociación”

El expresidente demócrata Bill Clinton también tuiteó sobre el tema durante el fin de semana argumentando que: “estos niños no deben ser un instrumento de negociación”.

En tanto que la legisladora Sheila Jackson-Lee acusó a Trump de “no decir la verdad” cuando asegura que acata las leyes vigentes.

“No hay ninguna ley, no hay ninguna política que le permita apartar a los niños de sus familias”, dijo, denunciando “un abuso masivo de menores”.

La senadora republicana Susan Collins calificó la medida de “traumatizante para los niños que son víctimas inocentes”.

Finalmente la ex primera dama Laura Bush también criticó de lo que se está haciendo. “Vivo en un estado fronterizo. Entiendo la necesidad de reforzar y proteger nuestras fronteras internacionales, pero esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral y rompe mi corazón”, aseguró.

Fuente: Animal Político

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.