Los directivos del fútbol mexicano han decidido emplear un acuerdo de palabra llamado “Pacto de Caballeros”, con el objetivo principal de proteger sus propios intereses y no perder toda la inversión que pudieron hacer en algunos futbolistas, aun cuando este pacto está fuera de las regulaciones de la FIFA.

Este pacto se basa en un acuerdo ‘informal’ entre el jugador y el club, asegurándose que el futbolista no puede negociar con nadie más si la institución no está de acuerdo, pues ésta debe salir beneficiada de alguna manera.

El acuerdo surgió por parte de los directivos y altos mandos de la Femexfut y clubes del balompié nacional en el 2002 y establece el pago de una cuota por derechos de formación o contratación al club originario de un jugador que ha adquirido su libertad con el término de sus contrato.

El problema es cuando la cantidad prometida o estipulada no es abonada, en este caso el jugador queda bloqueado para participar en cualquier equipo del fútbol mexicano.

Para explicarlo mejor, en Europa desde seis meses antes de terminar un contrato, el club actual no tiene voz ni voto, lo único que puede hacer es ofrecer una renovación al jugador. Sin embargo, en México, el jugador es bloqueado.

En el fútbol mexicano ha habido varios casos de problemas por el famoso “Pacto de Caballeros”, jugadores como: Francisco “Kikin” Fonseca, Omar Bravo, Alan Pulido, entre otros lo han padecido, y es por eso que la Asociación de Futbolistas busca terminar con el acuerdo antes de finalizar el Clausura 2018.

Fuente: Agencias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.