Por: Julio César Silva Cetina | @JulioCsarSilva | @PalcoQR | jsilva@palcoquintanarroense.com

Hace unos días se completó el plan para poner en marcha los pares viales en el centro de Cancún, con el que se busca resolver el caos vial que todos los días se padece en Cancún.

Los pares viales son un proyecto concebido hace 20 años, el mismo tiempo que lleva discutiéndose el reordenamiento del transporte público y planteándose diversas alternativas que hasta ahora no aterrizan.

Las modificaciones hechas a la avenida Rodrigo Gómez y a la prolongación Kabah para convertirla en un eje vial son un alivio para la movilidad, al igual que los denominados pares viales.

Sin embargo, no son suficientes para resolver el grave problema de movilidad que tiene Cancún. Los pares viales fueron diseñados para una ciudad en la que había poco menos de 40,000 automóviles, la misma cantidad que actualmente circulan a diario solo en la zona hotelera.

Hoy circulan más de 300,000 vehículos en Cancún y gran parte del caos se genera por los cientos de urbans que con sobrecupo, repletas como latas de sardinas, circulan como auténticos ataúdes a la vista de la autoridad que los sigue tolerando.

En muchas ciudades de países desarrollados más pequeñas que Cancún hay un eficiente sistema de transporte que facilita la vida de los ciudadanos. No se las complica. Combinan los autobuses articulados y el tren ligero, con lo que se evita el uso de cientos de vehículos pequeños, como los que dan sustento al mal llamado sistema de transporte urbano del principal destino turístico de América Latina.

Ello propicia que los ciudadanos disfruten sus ciudades y tengan mejor calidad de vida. Cancún está lejos de eso, en gran medida por intereses políticos y caciquiles.
Cancún y Playa del Carmen son destinos de vanguardia, de primer mundo, con sistemas de transporte tercermundista. Son como diamantes colgados en gargantillas de cuero barato.

Hace 20 años que se plantearon esquemas para resolver el problema de Cancún, pero no se avanza por los intereses políticos que hay alrededor del tema y porque los transportistas suelen pasar por encima de la autoridad.
La voluntad política y la fuerza de la autoridad debe imponerse en algún momento para rescatar a la ciudad de las garras de los transportistas, así como también construir la infraestructura que hace falta para resolver de fondo el problema de la movilidad.

Ojalá que las acciones no se queden en las medidas tardías que representan los pares viales. No hay que esperar el colapso.

PLATEA. Ya sin lastres y mayores cargas que le pusieron freno de mano en su arranque, el gobierno de Carlos Joaquín González ha tomado buen rumbo.

LUNETA. Salvo que hechos extraordinarios hagan cambiar la decisión, es prácticamente un hecho que la alcaldesa electa de Benito Juárez Mara Lezama se decidió por Jorge Aguilar Osorio, para que el perredista sea el secretario general del Ayuntamiento.

La decisión que lo favorece es vista con recelo por otros integrantes de otros grupos de perredistas que se incrustaron en Morena con el proyecto que encabeza Mara y que creían ser merecedores de la posición.

La alcaldesa electa tiene claro que debe optar por gente con experiencia administrativa y Aguilar Osorio es un activo político curtido en las batallas más intensas al interior del perredismo hoy prácticamente en la inanición.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.