Por: Vanessa Guerrero Belmont | @Vannbelmont

Independientemente del modelo de familia del que se trate (gays, lesbianas, padres/madres, solteros/adopción por parte de una pareja de hombre y mujer, etc), lo más importante para un niño es el vínculo que establece con sus figuras de apego, es decir con sus figuras de referencia y seguridad en su etapa más temprana.

La adopción y crianza de niños por padres del mismo sexo es un tema de reciente discusión, aunque ha sido investigado por más de cuatro décadas en el resto del mundo. Las familias homoparentales son las familias formadas por parejas del mismo sexo; actualmente es más común encontrarnos con parejas gays/lesbianas que deciden adoptar un niño o una niña; o en el caso de las lesbianas optar por tener uno propio.

Mucha gente se pregunta si el hecho de que un niño nazca o se críe en una familia homoparental puede tener efectos negativos en su desarrollo o su personalidad. Diversos estudios han demostrados que los niños y niñas eran tan inteligentes, sanos y emocionalmente equilibrados como los niños criados en hogares con un papá y una mamá ni se hallaron trastornos apreciables en la personalidad ni problemas de comportamiento.

La adopción por familias homoparentales, las cuales se han presentado a raíz del             reconocimiento oficial de los matrimonios por personas del mismo sexo y del derecho que tienen para la integración de una familia, el reconocimiento que tienen las familias homoparentales en cuanto a su constitución e integración, mediante la adopción, permitirá incluir ésta figura para poder dar respuesta al gran vacío que enfrentan miles de niños que han sido víctimas por los efectos de la delincuencia organizada y que han quedado sin la protección de una familia y con un futuro impredecible.

Independientemente del modelo de familia del que se trate (gays, lesbianas, padres/madres, solteros/adopción por parte de una pareja de hombre y mujer, etc), lo más importante para un niño es el vínculo que establece con sus figuras de apego, es decir con sus figuras de referencia y seguridad en su etapa más temprana.

Si dichas figuras (sean del sexo que sean) cubren al niño sus múltiples necesidades materiales y emocionales y le dan todo el cariño y todo el amor que necesita, se criará emocionalmente sano y con una buena base de apego seguro.

El primero de mayo Milenio publicó que en México se estima que por lo menos 30 mil niños y adolescentes colaboran con la delincuencia organizada en actividades que van desde la extorsión y el tráfico de personas hasta la piratería y el narcotráfico, estimó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En su informe 2015 “Violencia, niñez y crimen organizado”, el organismo refiere que el clima de inseguridad ha dejado entre 2006 y 2010 más de 30 mil huérfanos, que han perdido a uno o ambos padres a causa de la inseguridad.

Ante los problemas psicológicos que puedan venir más adelante no se deben al hecho de quesea una familia homoparental, sino al rechazo que reciben los niños y sus familias por parte de nuestra sociedad que, aunque está creciendo y evolucionando positivamente para acoger las diferencias individuales y familiares que existen, aún le queda mucho recorrido por hacer. Sería más conveniente que un niño encontrará un lugar en donde crecer y desarrollarse no               importando si éste crece en una familia homoparental pues lo importante es que éstas generaciones de niños que serían el futuro de un país encuentren dentro del desastre que ha representado el enfrentamiento de bandas delincuenciales y que han dejado un gran hueco en el futuro de muchas generaciones.

Aquí lo importante es que los niños se desenvuelvan y crezcan en una familia, jamás se ha registrado que el sexo de los padres sea un impedimento para su desarrollo. Aquí de ninguna manera gana el racismo y la discriminación. Así que gente en contra váyanse acostumbrando que espero a futuro veamos muchas familias criando de manera legal y feliz a sus niños. 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.