México busca importar petróleo a EU con la adquisición de hasta 100 mil barriles diarios.

La Secretaria de Energía (Sener) considera que la apertura a las exportaciones de aceite de Estados Unidos “presenta una buena oportunidad para incrementar los intercambios de crudo tipo ligero norteamericano por crudo mexicano pesado, lo cual contribuiría a mejorar los rendimientos del Sistema Nacional de Refinación (SNR) y las refinerías instaladas en la Costa del Golfo de México en la Unión Americana y California”.

La dependencia sostiene que en materia de refinación, el SNR ha sido fundamental para el abasto de combustibles líquidos en el país.

“Sin embargo, en los últimos años su desempeño operativo se ha deteriorado debido al procesamiento de crudos pesados, a rezagos de mantenimiento y renovación de equipos, así como a paros no programados en las refinerías”, indica.

Tan es así que al cierre del año pasado, el SNR registró un porcentaje de utilización de tan sólo 66%, lo que ha derivado en un incremento en el volumen total de las importaciones de gasolina y diesel.

En su Informe Anual 2015, enviado al mercado de valores de Estados Unidos, Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés), Pemex indica que a finales del año pasado la capacidad de proceso de crudo bajó 7.8%, comparada con 2014. Si se le equipara con 2011, la reducción es de 8.7%.

Esto se debe a varios factores entre los que figuran menores volúmenes de crudo aportados por los principales yacimientos y al rechazo de crudo pesado con alto contenido de nitrógeno y azufre en las refinerías, diseñadas para procesar crudo ligero.

La mayor producción de petróleo crudo en México es de tipo pesado. Para abril de 2016, de una plataforma de producción de 2 millones 176 mil barriles diarios, un millón 85 mil barriles corresponden a crudo pesado.

Esto ha provocado paros no programados de refinerías y, consecuentemente, que la capacidad de refinación de los seis complejos que opera Pemex también se redujera.

“En 2015, Petróleos Mexicanos produjo un millón 114 mil barriles diarios de productos refinados en comparación con un millón 206 mil barriles por día en 2014”.

Pemex reportó una caída en la producción de gas licuado de petróleo de 18.9%; de 6.3% en la gasolina Magna; 10.8% en la Magna UBA; 45.5% en la Premium, y una reducción de 15.2% en la producción de diesel UBA.

Reconocieron que la importación de crudo estadounidense se “está cocinando” y no se descarta que las transacciones inicien en el segundo semestre del año.

Si se concreta la operación de intercambio de crudo con el país vecino en los volúmenes que se fijaron originalmente, México podría ser la segunda nación de recepción de crudo de exportación estadounidense.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.