La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) señaló este lunes una equivocación de la PGR y de la Policía Federal en el caso Ayotzinapa, que tiene detenido ilegalmente a un hombre llamado Erick Uriel Sandoval Rodríguez.

El 12 de marzo pasado, la Procuraduría y la Policía Federal, en conferencia conjunta, informaron sobre  “la detención de una persona que de inmediato los medios de comunicación identificaron como Erick Uriel Sandoval Rodríguez, atribuyéndole el sobrenombre de ‘La Rana’, presunto partícipe de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa”.

La persona detenida, Erick Uriel, presentó una queja ante la CNDH,“alegando que su detención se debió a una confusión y a un grave error. Aseguró no ser la persona a la que los acusados de la desaparición de los normalistas se refirieron en sus declaraciones”.

Otros acusados, en sus declaraciones, indicaron que uno de sus cómplices era una persona con el apodo de “La Rana”, sin mencionar algún nombre y apellido.

“La CNDH hizo una revisión exhaustiva al expediente de averiguación previa, a los dos respectivos pliegos de consignación, a las órdenes de aprehensión y al auto de formal prisión dictados en contra del detenido y constató que en ninguno de esos documentos existe evidencia alguna que demuestre que ‘La Rana’ o ‘El Güereque’ es Erick Uriel Sandoval Rodríguez. Este nombre aparece por primera vez en el expediente, de la nada, en el primer pliego de consignación”, refirió la Comisión.

Las características personales y señas particulares referidas por los acusados para identificar a “El Güereque”no corresponden con las de Erick Uriel Sandoval Rodríguez, agregó la institución.

“Tanto el Juez de la causa como Visitadores Adjuntos de la CNDH, en sus respectivas diligencias, dieron fe e hicieron constar la inexistencia de los tatuajes en cuestión en el cuerpo de Erick Uriel Sandoval Rodríguez”, apuntó el organismo.

“Ante la duda del Juez de que el detenido pudiera haberse borrado los tatuajes, la CNDH practicó examen médico pericial al detenido y determinó que no existe indicio alguno que indique que la persona haya modificado o eliminado algún tatuaje en su cuerpo”, agregó.

La Comisión incluso refirió que obtuvo información sobre el nombre y la ubicación actual de la persona con la que fue confundido Erick Uriel Sandoval.

“Por mandato legal y para asegurar el éxito de las investigaciones oficiales sólo se revela el primer nombre: ‘Édgar’, real presunto partícipe de los hechos. Esta serie de datos fueron proporcionados por Erick Uriel Sandoval y su familia a la PGR desde el mes de octubre de 2017”, indicó la CNDH.

El organismo de Derechos Humanos pidió a la PGR que actúe en consecuencia para que, por una parte, sea resuelta la situación de Erick Uriel Sandoval Rodríguez y, por la otra, proceda en el caso del presunto partícipe de los hechos “Édgar”.

“Es lamentable que habiendo puesto en conocimiento de la PGR el caso de Erick Uriel Sandoval Rodríguez y de haber solicitado dictara medidas cautelares para la salvaguarda del detenido, de sus familiares y de testigos, la instancia ministerial federal haya dado respuesta al planteamiento formulado hasta 15 días después y más lo es el sentido en el que lo hizo”, expresó la Comisión.

“Pese a las contundentes evidencias que la CNDH le hizo entrega, lo que la PGR está exigiendo al detenido es que sea él quien demuestre que no es la persona a la que se refirieron los autores de la desaparición de los normalistas como su cómplice. Injustificadamente, la PGR pretende trasladar la carga de la prueba al imputado.

No obstante que la Procuraduría General de la República es la instancia que debiera proceder mediante los mecanismos legales correspondientes en esta situación, a la fecha no ha informado haber desencadenado acción alguna ante el Juzgador para corregir esta injusticia a pesar de que implícitamente pareciera reconocerla”, agregó.

En lugar de hacer las diligencias pertinentes “para remediar la irregularidad que ella misma produjo y que tiene a la persona equivocada en prisión”, la PGR optó por “buscar evidencias que hasta hoy día después de 3 años, 8 meses, 23 días, no han aparecido, para inculpar al detenido Erick Uriel Sandoval Rodríguez, lo cual, desde cualquier punto de vista, es inaceptable”.

Fuente: Animal Político

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.