Después de meses de enfrentamiento en la campaña electoral, el candidato republicanoDonald Trump y la demócrata Hillary Clinton se midieron cara a cara en el primer debate presidencial en la Universidad Hofstra de Nueva York. Noventa minutos de pura política sin interrupciones publicitarias que mostraron lo mejor y lo peor de los dos candidatos.

Hillary, no Hilary

El nombre de la candidata demócrata Hillary Clinton apareció mal escrito en los tickets de souvenir del primer debate presidencial que distribuyó la Universidad de Hofstra. En vez de Hillary, estaba escrito Hilary, con una sola L. Los tickets oficiales, distribuidos por la Comisión de de Debates Presidenciales, no contenía el nombre de los candidatos. Así que ahí no hubo confusión.

Tras el apretón de manos, guantes de boxeo

Clinton y Trump comenzaron el debate con un apretón de manos. Pero tras ese gesto de buena deportividad, rápidamente los dos candidatos sacaron los guantes de boxeo. El formato de la pantalla partida en dos con la imagen de los dos candidatos no ayudó a Trump, quien no dejaba de hacer muecas, poner caras raras y beber agua, frente una Clinton más relajada y sonriente.

Donald vs secretaria Clinton

Clinton llamaba a Trump por su nombre de pila: Donald. El candidato republicano se refirió a su rival como secretaria Clinton. Y al principio del debate le preguntó si le parecía bien. “Quiero que seas muy feliz“, dijo Trump.

Trump picó el anzuelo

Trump picó en varias ocasiones el anzuelo que le tendió Clinton. Se mostró dispuesto apublicar su declaración de impuestos, si Clinton publica los 33.000 e-mails que borró de un servidor. Y alardeó de ser “listo” por no pagar impuestos.

Los bosques de Trump

El candidato republicano se metió también en varios bosques de los que no supo salir. Por ejemplo, no fue capaz de explicar las razones por las que durante años defendió al teoría de la conspiración de que Barack Obama no había nacido en Estados Unidos, a pesar de que el presidente presentó su certificado de nacimiento en 2001, y qué le había hecho cambiar de opinión ahora. Y cuando Clinton le echó en cara que al inicio de su carrera le habían denunciado por discriminación racial por no alquilar apartamentos a gente de color, Trump respondió que la suya no era la única compañía que habían investigado.

Clinton, más preparada

La candidata defendió bien sus argumentos y pareció más preparada que su rival. Trump se mostró irritado y a la defensiva durante el debate. “Donald me ha criticado por prepararme el debate. Y sí, lo hice. ¿Y sabes para qué más me he preparado? Me he preparado para ser presidenta. Y eso es una cosa buena”, dijo Clinton.

Trump sabe perder

En el primer debate de las primarias republicanas descolocó a todos al declarar que no se comprometía a respaldar al candidato republicano y no descartar presentarse como independiente a las elecciones si no ganaba él la nominación. En esta ocasión, Trump sorprendió al decir que estaría dispuesto a apoyar a Clinton si ella gana las elecciones en noviembre. “Si ella gana, la apoyaré totalmente“, dijo Trump.

Clinton ganó el debate

Clinton fue la ganadora del primer debate, según los resultados de una encuesta de CNN/ORC difundida nada más terminar el debate. El 62% de los que vieron el debate dio a Clinton como ganadora, frente al 27% que considera que Trump lo hizo mejor. Pero la candidata demócrata no puede todavía cantar victoria. Queda mucha campaña por delante hasta las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Trump puede tomarse la revancha en los dos próximos debates presidenciales o “la sorpresa de octubre – algo impredecible que da un vuelco a la campaña en la recta final – puede hacer descarrilar la campaña de Clinton a última hora.

FUENTE: EL MUNDO.ES

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.