Morena en el Senado promueve ahora la primera ley que sancionará hasta con 20 años de cárcel, aplicará la extinción de dominio y permitirá la prisión preventiva en contra de todo aquel que se robe la energía eléctrica, ya sea por medio de los llamados diablitos o instalaciones más sofisticadas, pues tan sólo en un año estas prácticas generaron pérdidas por 59 mil 173 millones de pesos, provocadas incluso por el crimen organizado.

“Durante el procedimiento penal, el Ministerio Público de la Federación solicitará la prisión preventiva como medida cautelar, sin perjuicio de solicitarla conjuntamente con alguna otra”, dice.

De igual manera, plantea que se castigará con prisión de 16 hasta 20 años a quien consuma energía eléctrica sin haber celebrado el contrato respectivo o que consuma energía eléctrica a través de instalaciones que eviten, alteren o impidan el funcionamiento normal de los instrumentos de medición, cuando el consumo sea mayor a un millón de kwh.

FUENTE: EXCÉLSIOR.COM.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.