Después de muchos años, México tendrá un Presidente de la República todopoderoso, con todo a sus pies, para que o trabaje sin pretexto alguno, o para que se empodere al grado de perderse.

 

Sin duda una característica muy importante de lo que será el próximo gobierno de la República que encabezará Andrés Manuel López Obrador, es que será algo atípico, en México veníamos acostumbrándonos  en los últimos años a una democracia y equilibrio de poderes.

 

En donde de un color era el gobierno de la República, de otro los Estados, los Congresos de locales  y de la Unión, tenía una salpicada de democracia y pluripartidismo, lo mismo las delegaciones federales y demás, sin embargo ahora a partir del 1 de diciembre próximo las cosas serán muy distintas.

 

Ya que Andrés Manuel López Obrador ejercerá un poder magnánimo, en donde su palabra será la ley, ya que el Congreso de la Unión es suyo y las fichas de este son suyas, lo mismo importantes gubernaturas, Congresos locales, presidencias municipales y demás.

 

López Obrador será el más poderoso Presidente que haya tenido México los últimos 30 años, ya que el “punch” que podrá ejercer, será solo comparable con lo que en el pasado hicieran un Miguel de la Madrid Hurtado o un José López Portillo con un Congreso a sus totales y absolutas órdenes.

 

Sin duda una gran responsabilidad en donde López Obrador deberá de demostrar que tanto tiempo de buscar la presidencia de la República, le permitió madurar y dejar de lado arrebatos, inmadureces o venganzas, ya que el poder que ejercerá e incluso ya está desplegando, lo hace un ente político todopoderoso.

El Senado y San Lázaro le pertenecen y lo que él envíe en automático y sin más será aprobado, continuando con la réplica que se tiene que hacer en Estados y municipios en donde hoy son más los que políticamente están con el Peje que los que están en contra.

 

Esta concentración de poder, no para ahí, ya que pareciera ser que el federalismo y demás quedarán como un interesante referente, ya que el poder que se ejercerá desde la presidencia de la república será cosa mayor, y entre la presencia de las secretarías de Estado apostadas por todo el territorio nacional.

 

Sumado esto, a  los “embajadores” del presidente nombrados amablemente coordinadores estatales, serán un poder político, económico y de operación como hace mucho no se veía en México, y restarán sin duda mucho a las autonomías y operación de las entidades.

 

Así pues que no habrá el mínimo resquicio para los pretextos y no dar resultados, la mesa está puesta para López Obrador para servir a México como ninguno.

 

Aquí o realmente transforma para bien y cumple con hacer de nuestro país un ente de maravilla, o lo lleva al fracaso indefinidamente,  sin embargo con tanto poder acumulado y para ejercer se torna en una incógnita muy grande.

 

Ya que luego de la entrada del Tsunami MORENA y el huracán Andrés Manuel por todo el país, sin duda en todo el país, hay mucho por reflexionar sobre dicho efecto y lo que viene en lo político a la vuelta de la esquina es decir en lo subsecuente en las elecciones estatales, de Congresos, municipios y gubernaturas.

 

Si bien es cierto el efecto de López Obrador, viene a cambiar la estructura política del país y por ende en todas las entidades pasa lo mismo, ya que MORENA tiene todo en cuanto a diputados federales y senadores de la república, el partido del PEJE las tiene todas consigo.

 

Este partido gobernará desde ya Estados importantes, lo mismo gobiernos locales en presidencias municipales, su estructura será solo comparable con lo que tuvo el PRI hace tres décadas, ya que el  dominio MORENA viene con todo.

 

López Obrador asumirá el poder el 1 de diciembre entrante,  en donde desde ya priístas, panistas, perredistas y demás quieren ser parte de MORENA para el éxito político.

 

Interesante quienes  sean candidatas y candidatos cuando menos en 2019 en comicios locales, la luna de miel seguirá, y el efecto PEJE estará vigente cuando menos un año completo más, ya que pese a la decepción y descalabros propios que se ven, hay MORENA para rato, sobre todo cuando ejercerá un presupuesto histórico como partido.

 

Así pues que cuando creíamos que descansaríamos un poco del tema político, luego de las elecciones estaremos viendo que el resto del año muchos empezarán a buscar la manera de conseguir las candidaturas sobre todo las de MORENA para el año entrante, y como se defenderán con uñas, dientes y demás los que actualmente están.

 

Por lo que es inaudito que teniendo todas las canicas consigo, el gobierno federal en su poder, y el partido que tendrá más recursos, financiamiento y posibilidades Andrés Manuel López Obrador, arremeta contra el INE por cobrar una multa luego del poco claro manejo de recursos públicos del mentado fideicomiso para los afectados del sismo.

 

CURVA PELIGROSA…

 

Interesante que López Obrador ha hablado por todos los medios de combatir la corrupción y demás, de bajar sueldos, de no permitir abusos, sin embargo en el tema del financiamiento de partidos políticos, el futuro soberano no ha dicho esta boca es mía, da mucho a mal pensar, ¿no  lo ven así mis cinco lectores?

 

 

Y recuerden… Esto es solo para Informad@s, si ustedes no estuvieran ahí leyendo yo no estaría aquí escribiendo, y si ser Malix el Huso Horario el pin, el WhatsApp, el Facebook, Twitter, la CFE, los trolles y la BlackBerry nos lo permiten nos leemos pronto dios mediante pero que sea Xlalibre

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.