Donald Trump sigue con la misma idea de que México aporte los recursos necesarios para construir el muro en la frontera, a solo 10 días de que celebre su primer aniversario en la casa blanca, el mandatario recicla la idea, tal vez, por que no tiene nada nuevo que ofrecer.

En una entrevista para el diario The Wall Street Journal dijo: “Hacemos un buen trato con el TLCAN, y, por ejemplo, voy a tomar un pequeño porcentaje de ese dinero y se va hacia el muro. ¿Adivina qué? México está pagando”.

Además de eso, Trump no aporta mayores detalles, es como si dijera tales cosas solo para tranquilizar a sus electores, mantener el interés de los sectores duros que con su votos y donaciones lo colocaron en el puesto.

Cabe destacar que fue justamente hace un año cuando su entonces vocero, Sean Spicer, explicaba que Trump y su gobierno planeaban agregar un 20% de arancel a los productos importados desde México y con el dinero recabado se costearía el muro.

Pero las matemáticas no mienten:

-Estados Unidos importó 303,000 millones de dólares (mdd) de México en 2015.

-20% de eso son casi 60,000 mdd.

-Trump solicitó en el presupuesto de este año al Congreso 18,000 mdd para ese proyecto.

Basándose en estas cuentas los economistas advirtieron que no se tomaba en cuenta que quienes finalmente terminarían absorbiendo el costo eran los consumidores estadounidenses, pues el exportador mexicano solo tendría que aumentar el precio y recuperarlo con sus ventas en aquél país. Desde un aguacate hasta un automóvil saldrían más caros casi de inmediato.

Ahora, Trump planea tomar el dinero del TLCAN y pagar el muro, pero hay un detalle, el artículo 2103 del TLCAN limita la implementación de nuevos impuestos que resulten ineficientes o que discriminen arbitrariamente entre bienes de los países firmantes.

Lo que lleva a la inevitable conclusión: lo que plantea Trump sería “un poco flexible” con su amenaza de retirarse del acuerdo comercial debido a las elecciones en México, por lo que consideró que la negociación debe mantenerse hasta después de esa fecha.

Un elemento de tensión e incertidumbre que por lo pronto el gobierno mexicano no piensa asumir, sino avanzar en unas rondas que cada vez se dificultan más.

Fuente. Político.mx

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.