El presidente de Perú, Martín Vizcarra, amenazó este domingo con disolver el Congreso si demora o rechaza su paquete de reformas constitucionales destinadas a combatir la corrupción.

En un mensaje por televisión, Vizcarra advirtió que en caso de demoras del Congreso para aprobar sus reformas políticas y judiciales, planteará la llamada “cuestión de confianza”, norma constitucional que abre la vía para disolver el parlamento.

“Respetuoso de la Constitución (…); acudo a ella, poniendo como testigos a todos los peruanos e invoco la aplicación de su artículo 133 ‘Planteamos la cuestión de confianza al Congreso de la República’, para aprobar las cuatro reformas constitucionales presentadas al Congreso” en respuesta a un escándalo en el poder judicial, dijo Vizcarra.

El Congreso peruano está dominado por la oposición fujimorista, que mantuvo acorralado al antecesor de Vizcarra, Pedro Pablo Kuczynski, durante sus 20 meses de mandato hasta que consiguió su renuncia, el pasado 21 de marzo.

Por su parte, una suerte de “luna de miel” entre Vizcarra y el partido de Keiko Fujimori terminó abruptamente hace casi dos meses, precisamente por el empeño del presidente de impulsar las reformas, que junto con depurar el poder judicial, de paso amenazan el poder del fujimorismo en el parlamento.

“Las tan necesarias Reforma Política y Reforma del sistema de Justicia son Cuestión de Estado, y como tales prioritarias para el poder Ejecutivo” para luchar contra la corrupción, expresó Vizcarra, quien cumple seis meses de mandato el próximo domingo.

“Ante el anuncio del Presidente de la República estoy convocando a la Junta de Portavoces (de bancadas) para mañana a las 9 a.m.”, tuiteó el presidente del Congreso, el fujimorista Daniel Salaverry.

Por su lado, el legislador opositor Víctor Andrés García Belaunde tildó el mensaje presidencial de “totalmente político y con dosis de demagogia pura”. “Vizcarra está utilizando una fórmula exagerada para poder seguir levantando popularidad”, dijo.

Vizcarra anunció que convocó al Congreso a una sesión extraordinaria este miércoles para que aborde su propuesta de reforma constitucional, lanzada en respuesta al escándalo de audios de jueces traficando influencias y vendiendo sentencias, que conmociona al país desde hace dos meses y medio.

El escándalo provocó la caída del presidente de la Corte Suprema, Duberlí Rodríguez, y del ministro de Justicia, Salvador Heresi. Hay 12 magistrados detenidos, entre ellos el presidente de la corte de apelaciones del Callao, Walter Ríos.

También fue suspendido un juez de la Corte Suprema, César Hinostroza, mientras que el fiscal general, Pedro Pablo Chávarry, está en el ojo del huracán y un creciente coro de voces pide su renuncia, a lo que él se niega.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.