Por: Joaquín Quiroz | @joaquinquirozc | fb/porlalibrecolumna

José Antonio Meade Kuribreña, calladito, haciendo su chamba, queriendo lucir muy pulcro y como un eslabón entre el PRI y el PAN se empieza a sentir vivo y oxigenado en la futura contienda.

Sin duda muchos y muchas odian al PRI lo ven como lo peor de lo peor, sin embargo hoy muchos santos y esperanzas de la política mexicana, parece ser se olvidan y quieren hacer olvidar que su origen es haber entrado a la grilla desde las entrañas del tricolor.

Todo lo que se guste se puede decir sobre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) sin embargo este instituto el más longevo en cuanto a política mexicana, tiene códigos entendidos, que con el tiempo, uso y costumbre han sido ley.

En nuestro México, cualquier político o que se precie de serlo sabe algo, que el PRI no perdona muchas cosas, la más importante el tricolor no perdona perder una elección, y quiénes hayan perdido una contienda con estas siglas difícilmente algo podrán hacer en las huestes del partido en un futuro.

Si un político o política, de cualquier otro partido que no sea el PRI, pierde una elección, sin importar el cargo al que vaya (presidente o presidenta de la república, gobernador o gobernadora, diputado, diputada federal o local, presidente o presidenta municipal, regidor o regidora, senador o senadora) se queda con un estigma que le impide volver a contender por el mismo partido.

Si por la magia de la democracia, aquel o aquella priísta que se salió del tricolor y busca por otro partido una candidatura, al quitarse ya esa marca del PRI en varias ocasiones puede volver a contender e incluso ganar por otras siglas, sin embargo el que por el PRI perdió se cerró las puertas de las campañas.

No hay más que irnos un poquito al pasado reciente de sus “máximos priístas” Francisco Labastida Ochoa candidato perdedor a la presidencia en 2000 y Roberto Madrazo Pintado quien fuera vencido en 2006, el primero pudo ser senador en 2006 por el PRI vía plurinominal, ya de ahí nunca volvió a buscar algo yendo de campaña.

En tanto Roberto Madrazo Pintado ya ni vía plurinominal volvió a ser parte de alguna elección, y yéndonos más para abajo candidatos perdedores del PRI a cargos como jefe de gobierno de la Ciudad de México como Beatriz Paredes solo vía plurinominal volvió a San Lázaro y ya después de embajadora, pero en el imaginario para ir a otro elección nunca.

Y así en las 32 entidades quienes han perdido una elección por el PRI hasta ahí llegaron, una regla no escrita pero muy real, en donde el electorado y los mismos priístas no perdonan la derrota, cosa que no es igual en otro partidos políticos.

El botón más destacado de la muestra es Andrés Manuel López Obrador quien va por tercera vez y contando por la presidencia de la república, en su momento fue priísta pero por ese partido no volvió a buscar posiciones incluso hasta el suyo se hizo.

Y así en estos códigos entendidos o reglas no escritas el PRI no perdona perder, tal vez en mucho porque no sabían lo que era no ganar, y sin embargo luego de derrotas significativas desde la presidencia de la república hasta importantes municipios o distritos, pieza que va a una elección por el tricolor y pierde  hasta ahí llegó.

Por lo que es interesante el ver esta situación política porque en el mismo PAN, PRD, Morena y demás institutos no hay problema en que quien ostenta una candidatura la pierda, ya sea por el mismo instituto o por otro se recupera e incluso se encubra.

El PRI el inventor de la política actual en nuestro país, marca aún muchas pautas, y realmente es de llamar en mucho la atención, el que en México pese a que seamos un pueblo carente de memoria, y en donde haya priístas de hueso colorado en formación, mañas y costumbres que hayan brincado del partido a otros organismos su hechura no la niegan y aupados por otros colores siguen con las tradiciones y formas tricolores.

Como llama también la atención que priístas que durante años fueron parte y por tanto beneficiados de ese partido al dar el salto a otros partidos como en esta actualidad a MORENA y ser tocados por el rayito de esperanza de Andrés Manuel López Obrador a muchos se les olvida su origen tricolor y los errores, señalamientos que se les podían hacer inmersos en el PRI en automático para muchos se da perdón y olvido.

Muy curioso no sólo que el acto político que brincó del PRI a otro organismo critique o señale lo que antes defendía, sino que es el mismo electorado y la gente quienes ya viéndolos envueltos en novedad o en otro partido en ocasiones los lleguen a santificar.

Hoy en día muchos no creerían que el máximo crítico del PRI como lo es Andrés Manuel López Obrador haya sido priísta en algún momento de su vida, lo mismo panistas recalcitrantes como el senador Javier Lozano Alarcón en algún momento de su vida también fuera de las filas del tricolor.

Sin duda muchos y muchas odian al PRI lo ven como lo peor de lo peor, sin embargo hoy muchos santos y esperanzas de la política mexicana, parece ser se olvidan y quieren hacer olvidar que su origen es haber entrado a la grilla desde las entrañas del tricolor.

Como aquellos que hoy defienden a una “izquierda” cuando en nuestro país pareciera que esta se quedó en los libros y referencias de lo que fuera el Partido Comunista, porque de ahí en fuera se extinguió, porque el PRD hoy unido con el máximo partido de derecha que es el PAN nos demuestra que la escarceada izquierda es tarde del olvido.

Así pues continúan en México escribiéndose interesantes páginas de la política en donde la izquierda ya fue, y las tradiciones, usos y mañas priístas siguen vigentes, con un electorado falto de memoria, y con productos políticos que olvidan sus orígenes y que se han ido reinventando de acuerdo a la ocasión.

Con este espectro tan diverso y a la vez tan parecido vamos rumbo a 2018, en donde claro está que los priístas que hayan perdido alguna ocasión o se cambian de partido para ver si logran algo, o se resignan a ser el antecedente de lo que no debe hacer el tricolor para obtener sus fórmulas a las candidaturas.

GUERRA POLÍTICA EN MÉXICO IRÁ MUY FUERTE.

La guerra sucia entre presidenciales se arrecia y se pondrá peor, ya que se dan con todo, el lodo empieza a surgir por carretadas entre los suspirantes por llevar los senderos de México a partir del 1 de diciembre del año entrante.

Ya curtido en estas guerras, está desde hace 18 años Andrés Manuel López Obrador, quien hábilmente ha sabido sortear todo el ataque incluso fraguado desde el Estado y para ser específicos desde la principal oficina de Los Pinos.

Sumado esto a que quien encabeza la candidatura del Frente Ciudadano; Ricardo Anaya Cortés, está con todo para tirarle sobre todo al oriundo de Tabasco.

Por el lado de sus finanzas, sus parientes, empleados, colaboradores, ahijados políticos y demás al “Peje” se la ha dicho de todo, y ahí sigue, dominando una legión importante, de votantes cautivos, y so pretexto de vender “el cambio” el nacido en Tabasco va enfilado para aparecer en la boleta.

En los últimos días se ha visto a los panistas dándose con todo, lo mismo ha de ser una guerrita entre ellos mismos, como mandada a hacer desde Los Pinos o la Secretaría de Gobernación.

Sin embargo son los propios panistas, rebeldes o ex panistas quienes más lodo le echan a Ricardo Anaya, con las huestes albiazules, y sus peores publirrelacionistas del “Chico Maravilla” emulo de “Chicken Little”  son sus ex compañeros de partido, la grey albiazul no le perdonan a su ahora ex dirigente haberlos hecho menos y pasar sobre ellos.

La esposa de Felipe Calderón Hinojosa y también aspirante Margarita Zavala de Calderón, vía su marido también ha sido objeto de que le saquen a orear sus trapitos, en donde la dama sin duda la peor cruz a cuestas que tiene es la de ser cónyuge del panista que gobernara México de 2006 a 2012, y nomás no le alcanzan las firmas por lo que no tarda en unirse al apoyo para Meade.

José Antonio Meade Kuribreña, calladito, haciendo su chamba, queriendo lucir muy pulcro y como un eslabón entre el PRI y el PAN se empieza a sentir vivo y oxigenado en la futura contienda.

Apostando a la propuesta y sin detenerse al ataque, sin embargo ya ha dejado ver en dos o tres eventos su mala opinión sobre sus contendientes, estamos a pocos días que concluya el año y esta y la otra semana será que le metan toda la carne al asador, pasando el 22 de diciembre se guardará un rato la política so pretexto de navidad y año nuevo.

Sin embargo pasados estos días y teniendo como luz verde la rosca de reyes, el lodo y guerra de a de veras vendrá con todo, entre los presidenciables, quienes no perderán oportunidad de denostar a sus rivales, en tanto “la ayuda” de trolles, ciber fanáticos  y demás no se hará esperar, por lo que más lodo veremos circular so pretexto del 2018.

Así pues el lodo en esta guerra sucia entre las altas cúpulas se empieza a hacer más presente, entre declaraciones, defensas, pero sobretodo la conclusión es que tenemos aspirantes más santos que nadie, ya que de un solo ataque o señalamientos, todos son inocentes, blancas palomas y son infundios para desacreditar, tan buenos muchachos todos.

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.