Desde hoy, los habitantes de algunos de los Cayos de la Florida tienen permitido regresar a sus casas tras el paso del huracán Irma, mientras las autoridades evalúan la magnitud de la destrucción y envían ayuda a las pequeñas islas anegadas y cubiertas de escombros.

El daño ocasionado por el ciclón varía dependiendo la zona que se evalúe; sin embargo, es menor al que se esperaba a primera vista.

Ha sido difícil obtener información detallada sobre el archipiélago donde Irma tocó tierra como huracán categoría 4 y cortó toda comunicación desde tierra firme. Pero los habitantes y dueños de negocios de Cayo Largo, Tavernier e Islamorada, los más cercanos al continente, pudieron regresar hoy para empezar a evaluar los daños.

La gente de las islas más alejadas deberá esperar porque la ruta sufrió daños enormes. Se les prometió reparaciones en los próximos días.

El gobernador Rick Scott sobrevoló los Cayos ayer y pudo ver casas rodantes volcadas, botes encallados y los daños generalizados de la inundación.

Se preveía el arribo de un portaviones a Cayo Hueso para colaborar en las tareas de búsqueda y rescate en las islas, donde se reporta falta de agua potable, escasez de gasolina y el ciere de los tres hospitales.

Al menos 13 millones de personas, dos tercios de los habitantes del tercer estado más poblado del país, se quedaron sin electricidad en pleno calor tropical y casi cada rincón de Florida sintió el golpe del meteoro. En un último golpe al estado antes de seguir camino de Georgia, la tormenta provocó inundaciones récord en Jacksonville y alrededores, causando daños aún por calcular y provocando decenas de rescates.

Hasta el momento, se han atribuido a Irma seis muertes en Florida, tres en Georgia y una en Carolina del Sur. Al menos 35 personas murieron en el Caribe.

Más de 180 mil personas acudieron a refugios en Florida y las autoridades advirtieron que podrían pasar semanas hasta que todo el mundo volviera a tener electricidad.

‘Irma’ destruyó 25% de las casas en los Cayos 

Irma destruyó un cuarto de las viviendas en los Cayos de Florida, dijo el jefe del Servicio de Emergencias (FEMA).

“Algunas de las estimaciones iniciales son -y ésta fue la razón por la que pedimos a la población que evacuara, en gran parte por la creciente marea- que 25 por ciento de las viviendas de los Cayos fueron destruidas y 60 por ciento han sido dañadas”, dijo el director de FEMA, Brock Long.

Fuente: Agencias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.