El gobierno de Nicolás Maduro ha usado el aparato represivo del Estado contra sus propias fuerzas de seguridad para mantener el control sobre estas, apuntó este martes un artículo del New York Times que cita varios casos, entre ellos la reciente muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo.

“El abuso contra los oficiales ha crecido porque representan una amenaza real para el gobierno de Maduro”, indicó el general Manuel Cristopher Figuera, exdirector de Inteligencia de Venezuela, quien desertó en abril y vive en Estados Unidos, en un artículo publicado por el New York Times.

El rotativo también señaló que, de acuerdo con denuncias de varias organizaciones, como la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, existen 117 oficiales, entre activos y retirados, detenidos en cárceles venezolanas.

El artículo subraya el caso de Acosta Arévalo, quien murió a finales de junio bajo custodia del Estado venezolano por su supuesta implicación en una conspiración para dar un golpe de Estado, lo que fue condenado por Estados Unidos.

El gobierno de Estados Unidos culpó al presidente Maduro y sus “asesores cubanos” por la muerte, a la vez que reiteró el apoyo al pueblo venezolano, según un mensaje publicado el pasado 1 de julio por la secretaria adjunta de Estado de Estados Unidos para Latinoamérica, Kimberly Breier, en su cuenta de Twitter.

El gobierno venezolano detuvo a dos militares relacionados con su muerte y señaló que los oficiales usaron fuerza excesiva cuando el capitán se resistió al arresto, recordó el Times.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.