Por: José Manuel Urreta Ortega | Presidente del CCE en el Estado de Veracruz y Coordinador de CONCAMIN para la Zona Oriente de México | @ManuelUrreta

En este año México debe dar respuesta a los cambios exigidos por su sociedad en las elecciones de julio pasado, que se traduzcan en resultados concretos y comprobables con indicadores confiables; más allá de las distintas opiniones sobre nuestras prioridades como nación, los retos de nuestro país estarán siendo enfrentados y los compromisos de su gobierno se irán cumpliendo si al final de 2019 logramos un crecimiento económico superior al promedio de los últimos treinta años, se generan empleos productivos de calidad, se mantiene el control inflacionario y un estricto control fiscal que no genere más deuda pero tampoco más impuestos y amplíe la base de contribuyente para no castigar a quienes cumplen con sus obligaciones.

Los gobiernos federal y estatales deben mostrar plena capacidad para instrumentar políticas y acciones de orientación social que al mismo tiempo mantengan la estabilidad y unión entre los mexicanos, promuevan la productividad y competitividad económica de cada región y sector, atendiendo sus necesidades y oportunidades particulares; para ello deben propiciar la cohesión social y establecer agendas claras de colaboración con las distintas y legítimas instancias de la sociedad organizada.

Entre los principales retos de México para 2019 se encuentran generar mayor certidumbre en los mercados que atraiga nuevas inversiones y mantenga las actuales, a través de decisiones gubernamentales inteligentes y acordadas con los propios inversionistas, para que propicien un mayor dinamismo productivo, necesario para el desarrollo integral del país; decisiones como eliminar la compensación universal traerán costos adicionales para las empresas, especialmente para las pymes de los sectores de medicinas, manufactura y maquiladora de exportación, así como agroindustriales.

Nuestra economía requiere ser más competitiva y tiene las condiciones para lograrlo. Tal como han señalado diversos especialistas, el crecimiento anual debe superar la barrera de los dos puntos porcentuales pero ante todo mantener una tendencia al alza; para ello será necesario impulsar la productividad, agregar más valor y facilitar la adopción tecnológica de las empresas así como fortalecer a las cadenas de valor para que las pymes tengan acceso y éxito en las operaciones de comercio exterior; esto sólo se logrará a través de políticas efectivas que eviten el asistencialismo y promuevan el esfuerzo diario de los mexicanos en la construcción de su desarrollo, políticas industriales y de fomento productivo para que una vez aprobado y en vigor el TMEC consolidar nuestra presencia internacional no sólo en América del Norte sino en todo el orbe.

Finalmente, en materia de inseguridad las autoridades tienen el desafío de instrumentar una estrategia eficaz que determine un cambio efectivo, de corto plazo, a través de acciones coordinadas entre las diversas corporaciones policiacas y de administración de justicia del Estado, que generen certeza y confianza entre los mexicanos; atender de manera específica delitos como extorsiones, secuestros y el robo a transportistas, hidrocarburos y comercios parecen ser algunos temas de urgente atención, pero también es muy importante garantizar el abasto de productos y servicios, que el Gobierno Federal dé a conocer sus metodologías para medir la incidencia delictiva y se mantengan éstas durante todo el sexenio así como información precisa sobre la Guardia Nacional y su coordinación con las policías municipales, las cuales requieren un profundo fortalecimiento y esfuerzo de depuración.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.