Por: Alejandro Buenavad Madrigal @abuenavad, www.losfiscalistas.com.mx

El SAT explica que, realizará  revisiones en materia de la ley antilavado a las organizaciones no gubernamentales, para poder fortalecer la confianza de la sociedad en estas organizaciones que realizan actividades principalmente altruistas, y evitar que sean utilizadas por el crimen organizado para el blanqueo de dinero.

El pasado 10 de marzo de 2017, a través de un comunicado oficial se dio a conocer por parte del SAT que iniciará un programa de revisiones  a las Organizaciones No Gubernamentales, debido a que se detectó que estas organizaciones podrían ser vulneradas para el lavado de dinero.

LogoSAT

Al amparo de la Ley Antilavado, se explica, que el Grupo de Acción Financiera sobre Blanqueo de Capitales y Financiamiento al Terrorismo (GAFI), ha recomendado poner atención a las Organizaciones No Gubernamentales (Organizaciones sin fines de lucro), pues estas podrían estar siendo utilizadas para colocar dinero de actividades ilícitas a través del sistema financiero.

El GAFI es un organismo intergubernamental, creado en 1989 para definir y dar a conocer normas para la prevención en el blanqueo de capitales. Aun y cuando su Secretaría General se encuentra en la sede de la OCDE, en parís, es un organismo independiente que está formado por 34 países, entre los cuales se encuentra México.

Nuestro país está comprometido con el GAFI para aplicar las 40 normas para prevenir la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales, o sea para el lavado de dinero. Por ello desde 2014 entró en vigor la conocida Ley Antilavado (Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita).

Esta Ley Antilavado establece en su artículo 17, una serie de actividades que son consideradas como vulnerables, es decir, actividades que podrían ser utilizadas por la delincuencia organizada para financiar actos como el narcotráfico, el robo, el secuestro, la extorsión y principalmente podrían ser utilizadas para mover recursos a través de los bancos para el financiamiento de actos de terrorismo que es de las principales preocupaciones.

Algunas de estas actividades por ejemplo es la venta de automóviles, la cuales se limita que se realice su pago en efectivo hasta cierta cantidad, esto con el fin de que el crimen organizado no pueda llegar a la agencia de autos y llevarse una camioneta último modelo en efectivo, sino que lo obliga a abrir una cuenta bancaria y a su vez al banco le establece una serie de regulaciones para identificar el origen del recurso y al dueño del mismo.

Otra actividad que se controla por esta ley es la compra venta de propiedades las cuales no se pueden pagar en efectivo hasta cierto monto y le establece algunas obligaciones a los notarios que intervienen en la operación los cuales tienen que identificar plenamente al vendedor y al comprador y tienen que impedir que la operación e pague en efectivo.

En este contexto, el SAT explica que, realizará  revisiones en materia de la ley antilavado a las organizaciones no gubernamentales, para poder fortalecer la confianza de la sociedad en estas organizaciones que realizan actividades principalmente altruistas, y evitar que sean utilizadas por el crimen organizado para el blanqueo de dinero. Para ubicarnos mejor, las organizaciones no gubernamentales, son principalmente las Asociaciones Civiles, que en la actualidad están autorizadas por el SAT para recibir donativos.

Estas Asociaciones Civiles, las podemos identificar como las fundaciones, por el ejemplo la del TELETON, o inclusive, las fundaciones de carácter local que ayudan a personas de escasos recursos, como podrían ser orfanatos o asilos de ancianos. A esas organizaciones no gubernamentales que se refiere el SAT sobre las cuales llevará a cabo un programa de revisiones.

Y es que, para todo hay estrategia, y no es de dudarse que alguna “AC” se haya prestado para recibir un donativo en efectivo, de dudosa procedencia, y posteriormente ese recurso entrar libremente al sistema financiero a nombre de la Fundación o “AC”, para luego transferirse al dueño original del dinero que no puede meterlo por su propio nombre al banco. No cabe duda que la astucia de algunos delincuentes a paso rápido del que lleva la autoridad. Ojalá que si ya se detectó se castigue la acción pero sobre todo que se haga pública la información.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.