Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, hizo de todo para convencer a Josefina Vázquez Mota de que aceptara ser la candidata a la gubernatura del Estado de México. La principal promesa: unidad del partido en torno a ella, la apoyarían durante toda su campaña. Pero las palabras de Anaya Cortés se quedaron en eso, en puras promesas porque la realidad es muy diferente y evidencia que en esta contienda Josefina está sola.

josefina_vazquez_mota_del_mazo_notas110517.width-800

Conforme Vázquez Mota se aleja de los candidatos punteros de las encuestas, el líder de su partido se aleja de ella y se concentra en promover su imagen rumbo a las elecciones presidenciales de 2018. Especialistas subrayaron que Ricardo Anaya le presta más atención a las campañas de Nayarit y Coahuila, donde los abanderados panistas Antonio Echevarría y Guillermo Anaya se encuentran bien posicionados en las encuestas a diferencia de Josefina en el Estado de México.

Una muestra de lo anterior es que Ricardo Anaya ni siquiera acudió al segundo debate entre los candidatos al gobierno mexiquense, que se realizó el pasado 9 de mayo. Al día siguiente el líder panista publicó un video en sus redes sociales cantando junto a sus hijos para celebrar el Día de las Madres. Sus detractores lo criticaron pues el video parecía el inicio de una campaña para impulsar el proyecto presidencial de Ricardo Anaya.

Los reclamos vs. Anaya 

De acuerdo con el periodista Raymundo Riva Palacio, Ricardo Anaya dista mucho de promover la unidad y se ha convertido en “factor de división”. El ejemplo más claro, es que en la más reciente sesión del Consejo Nacional del partido, salieron a relucir los reclamos de Felipe Calderón en contra de Anaya Cortés, por la falta de “piso parejo” para los aspirantes a la candidatura presidencial del PAN. Calderón Hinojosa quiere que su esposa, Margarita Zavala, sea la candidata en 2018, el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, también quiere ser postulado; y poco a poco se suman más aspirantes.

Sin embargo, exigen a Ricardo Anaya que defina abiertamente si contenderá por la candidatura de Acción Nacional, o seguirá en la dirigencia del partido, le dijeron que “no puede ser “juez y parte”, “árbitro y jugador”. Y es que, sus rivales políticos, señalaron que Anaya Cortés solo usa el liderazgo del partido como trampolín para hacer proselitismo a su favor. Por su parte, Josefina lanzó una indirecta a Ricardo Anaya y al resto de la cúpula panista:

“Yo estoy concentrada solamente en el 2017, y a eso es a lo que nos debemos concentrar. Ya llegarán otros tiempos, pero tengo la certeza de que en mi partido prevalece como siempre la madurez”.

Hace unos días durante una entrevista con Joaquín López-Dóriga, Margarita Zavala también criticó la actitud que tiene Ricardo Anaya en el actual proceso electoral en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz: “Está un poco distraído. Ahora todos los ojos de los liderazgos panistas deben estar en los cuatro estados que tendrán elecciones”.

Macron, nueva obsesión de Anaya 

Luego de que el centrista Emmanuel Macron se convirtiera en el nuevo presidente de Francia, a Ricardo Anaya se le “metió entre ceja y ceja” la idea de imitarlo  y aspira a ser el “Macron mexicano”. Dicen los analistas que Anaya Cortés puso a Fabricio Montaño, uno de sus principales operadores políticos, a promover su imagen comparándolo con el mandatario francés, que en su campaña logró sumar el apoyo de líderes de izquierda y derecha. Tal vez, Ricardo Anaya debería comenzar por restaurar la unidad en el PAN.

Fuente: PoliticoMx.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.