Roberto Sandoval Castañeda, exgobernador del estado de Nayarit, fue encontrado bajo la luz pública después de casi un año en Tepic, capital de la entidad. Afirmó haber apoyado al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y a su partido, Morena, por los malos gestos que recibió en el PRI.

Calificó al exdirigente del tricolor, Enrique Ochoa Reza, de “cobarde”, y que buscará reencontrarse con él “sin partidos y de hombre a hombre, porque tengo mucho que decirle”.

Asimismo, dijo estar tranquilo por las acusaciones en su contra por actos de corrupción, pues, aseguró, en los veinte meses de las indagaciones, no se ha comprobado algún delito cometido.

“Yo ya no soy político, ya déjenme en paz, yo no quiero regresar a la política, sigo trabajando todos los días, somos gente de bien”, alegó el exmandatario.

Mientras tanto, el Congreso del estado ha comenzado un juicio político en contra de Roberto Sandoval, proyectando una posible suspensión e inhabilitación de 12 años de cualquier cargo público.

FUENTE: POLÍTICO.MX

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.