Por Alejandro Buenavad Madrigal | @buenavad | www.losfiscalistas.com.mx

Julión la supo aplicar, más vale un mal arreglo que un buen pleito, y es un derecho que le asiste a cualquiera que esté en estas circunstancias, especialmente si eres figura pública.

Todo este relajo que se ha dado a conocer desde semanas pasadas, cuando la OFAC (Oficina para el Control de Activos Extranjeros) que depende nada más de la Oficina del Tesoro, algo así como la Secretaría de Hacienda de nuestro país, dio a conocer las relaciones que aparentemente existen entre un personaje investigado por narcotráfico y el cantante mexicano Julión Álvarez, así como el futbolista Rafael Márquez; han desatado una serie de cuestionamientos acerca de ambas figuras en nuestro país, las cuales se antojan para ser utilizadas como fachadas “naturales” para el lavado de capitales.

Digo lo anterior pues el tema de los espectáculos públicos son las actividades en donde quizás se pueda realizar operaciones sin tener tanta vigilancia de parte de las autoridades de diversos países. Al ser figuras públicas que le brindan felicidad a los ciudadanos de diferentes países, que se va a imaginar las autoridades que sean esas figuras las que se utilicen para llevar a cabo el movimiento de capitales especialmente, o bien, la compra de activos. Son personajes con un reconocimiento internacional, son personajes influyentes en las más altas esferas, son personajes que pisan los pinos y nos son cuestionados, amigos de presidentes municipales, gobernadores, y hasta se toman foto con el presidente, aunque este luego las baja. Quien se va a imaginar que gente tan buena se preste para estos temas.

Hay que tomar en cuenta en este caso, que las operaciones toman una ruta clara de investigación por lavado de dinero. Desde 2014 que entró en vigor la Ley PIORPI (Ley anti lavado), México se ha  dado a la tarea de acelerar sus procesos para la detección de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Esto a través de los notarios públicos o a través de los agentes aduanales por ejemplo. Aún con estos esfuerzos, México ha estado quedando rezagado en ese papel de identificar operaciones pues solamente se ha enfocado en el tema financiero (Bancos), cuando en el país el movimiento de efectivo sigue siendo constante y sonante. En este escenario, la operación inmediata de la OFAC, fue congelar los bienes propiedad del futbolista y del cantante, en México, la acción inmediata por parte de Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), con toda la inteligencia que le mando su similar de EEUU, fue congelar las cuentas bancarias de los personajes señalados, si tienen dinero en las cuentas ya es otra cosa, o, si llegan a abrir alguna otra cuenta en otro banco, pues también ya es otro tema diferente.

Ambos personajes son señalados por EEUU, no por México, nuestro país está actuando en concordancia con lo que le obliga el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) de la cual somos parte y les obliga a cooperar en esta investigación en tanto se determina si hubo o no participación de los involucrados. De mientras, los recursos quedan detenidos en tanto se aclaren las situaciones de ambas partes.

De la lectura de los medios de comunicación nacional se pueden observar que según el investigado a quien apodan “El Tío”, ha declarado a la DEA que los personajes con el relacionados (Rafa y Julión), no tenían conocimiento de sus operaciones, y si estos llegaron a participar con sus empresas pues los hechos fueron de buena fe, sin conocer el fondo o el origen del dinero. Solo que en estos casos de blanqueo de capitales lo que se está cuestionando es que si la persona física o empresa, fue utilizada para meter dinero al sistema financiero o bien se prestó para comprar activos como casas, joyas, vehículos, etc. Es raro que un empresario con mucho dinero y capacidad económica, le pida la ayuda a los famosos para mover dinero por ejemplo, quizás a través de transacciones de negocios, pero al final debe observarse un comportamiento, quizás extraño. Esa de que no sabían quién era, sí que está un poco raro.

Por nuestra parte en México, donde ambos son de las más grandes estrellas que hemos tenido, cada uno en su ámbito y al más puro estilo mexicano, como suele pasar, nos encontramos en la lista de “condonación de impuestos” a Julio César Alvarez Montelongo (Julión Alvarez). Es decir, no solo son influyentes para tomarse fotos con los políticos más importantes, son influyentes para que les perdonen el pago de $738,030.00.

El crédito fiscal condonado, según se expresa en el portal del SAT, corresponde a créditos condonados a partir del 5 de mayo de 2015. Es decir, que este crédito en particular no entró en aquella lista que masivamente se cancelaron por el programa “Ponte al Corriente” vigente en 2013, en donde incluso podría también haberse beneficiado el cantante, sino que corresponde a periodos más recientes.  El artículo 74 del Código Fiscal de la Federación señala en términos generales que se podrán condonar las multas que se impongan al contribuyente por infracción a las disposiciones fiscales.

Este caso en particular, sin lugar a dudas, proviene de un acto de fiscalización por parte de la Autoridad Fiscal Federal (del SAT pues). El contribuyente es sujeto de una auditoría, y cuando esto se presenta es porque hay elementos que les indican a las autoridades que el sujeto no ha pagado lo que debe o bien no ha declarado la totalidad de sus ingresos. Dentro de la revisión que realiza la autoridad, el contribuyente tiene el derecho, como todos, de autocorregirse, esto es que acepta lo que la autoridad le señala como adeudo y procede, sin más, a realizar el pago en una sola exhibición para liquidar el pendiente y cerrar de forma definitiva el ejercicio fiscal.

Cuando el contribuyente acepta lo que la autoridad le determina como adeudo y no alega en su defensa cuestión mayor, accede de forma automática a la condonación de las multas que la autoridad podría aplicar por no pagar sus impuestos correctamente, para el caso, la multa puede ser mínimo del 50% de las contribuciones omitidas, lo cual no es una rebaja menor y puede ser una salida inmediata al problema fiscal que enfrentan muchos que son auditados por la autoridad fiscal. De no aceptar las condiciones de la autoridad para el pago con rebaja, podría ser sujeto inclusive de acciones penales si la autoridad encuentra, por ejemplo, manifestación de datos falsos en sus declaraciones, o el uso de facturas por operaciones inexistentes.

Julión la supo aplicar, más vale un mal arreglo que un buen pleito, y es un derecho que le asiste a cualquiera que esté en estas circunstancias, especialmente si eres figura pública.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.