Treinta y dos personas muertas fue el saldo que dejó un accidente en la base área de Hamaimin, al oeste de Siria, luego de que un avión militar tuviera problemas al aterrizar, informó el Ministerio de Defensa ruso.

26 pasajeros y 6 miembros de la tripulación viajaban a bordo del avión tipo Antonov An-26.

“La catástrofe, según las primeras informaciones, se debe aparentemente a un problema técnico”, se puede leer en un comunicado.

“El Comité de Instrucción (CI) de Rusia ha abierto una investigación penal del siniestro del An-26 con base al artículo 251 del Código Penal de Rusia (violación de las reglas o preparación de vuelo con graves consecuencias”, anunció la portavoz de ese órgano judicial ruso, Svetlana Petrenko.

Rusia utiliza desde 2015 esa base aérea situada cerca de Latakia, a orillas del Mediterráneo, para las operaciones que lleva a cabo en Siria en apoyo de las fuerzas del presidente Bashar al Asad.

Fuente: Agencias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.