El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, admitió que se evitó una crisis financiera y económica en el país al frenarse la imposición de aranceles a productos mexicanos en los Estados Unidos.

En el marco de la conferencia de prensa en palacio nacional el jefe del ejecutivo federal admitió que se vivieron días difíciles, “de mucha tensión”, aunque nunca dejó de dormir porque México también estaba preparado para imponer aranceles a mercancías estadounidenses.

Sin embargo, dado el resultado de las negociaciones del viernes pasado, tuvo que modificar el discurso original que daría el sábado en Tijuana, Baja California en el acto de defensa de la soberanía nacional al que convocó si se consumaba la amenaza estadounidense.

FUENTE: EXCÉLSIOR.COM.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.