Por: Gabriela Rojo | Twitter: @GabyRojoMx

Este 2018 deberían pensar bien a quién confiar su voto, desgraciadamente este sector más desfavorecido sigue siendo un botín para algunos, un voto corporativo, al que le intercambian un voto por una despensa o por $500 pesos que le ayudarán en ese instante pero no por los próximos 6 años.

La cuesta de enero ha llegado a los hogares más pobres de México, ya que el año nuevo vino acompañado con incremento de precios a combustibles lo que provoca que algunos productos básicos también aumenten sus precios.

Aunque el salario mínimo tuvo un incremento de 8 pesos, pasando de $80.04 a $88.36 pesos diarios, lo que equivale a 2 mil 650.8 pesos mensuales, ni quiera alcanza para comprar una canasta básica. Ya que la canasta básica para el Banco Mundial tiene un valor de 4 mil 322.70 al mes para considerar a un hogar pobre en México.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) 7 de cada 10 personas en el país tienen un ingreso laboral inferior al costo de la canasta básica.

AUMENTA GAS LP Y TORTILLA

Aún con el aumento al salario mínimo, se requiere trabajar 2.5 días extras, solamente para cubrir el aumento del precio de un cilindro de gas Licuado de Petróleo (LP) de 30 kilogramos, ahora tiene un precio de $616.50 pesos en la Ciudad de México, cuando hace días era de $401.00 pesos; sufrió un aumento de $215.50 pesos.

Cabe destacar que de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), 76% de los hogares utiliza gas LP como principal combustible para cocción de alimentos y calentamiento de agua.

La tortilla parte fundamental de la mesa de las familias mexicanas, está aumentando el precio por especulaciones, y en algunas zonas del país alcanzará los $17 pesos.

Se requieren casi 4.7 salarios mínimos para satisfacer las necesidades básicas de una familia de cuatro personas. Para el CONEVAL, una familia se encuentra actualmente en situación de pobreza si sus ingresos son inferiores a 11 mil 290.80 pesos mensualmente.

Los incrementos a los precios de los productos son mayores a los incrementos del salario mínimo, pues entre gas, tortillas, gasolina, transporte público, servicios, etcétera, las personas no pueden costear ni lo más básico.

Este 2018 deberían pensar bien a quién confiar su voto, desgraciadamente este sector más desfavorecido sigue siendo un botín para algunos, un voto corporativo, al que le intercambian un voto por una despensa o por $500 pesos que le ayudarán en ese instante pero no por los próximos 6 años.

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.