La Universidad de Carleton en Ottawa, Canadá está ofreciendo un curso sobre las 4 áreas más importantes de la negociación para renovar y reactualizar  el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.  En México le decimos TLCAN, en EEUU y en Canadá le llaman NAFTA.

El curso en Carleton es en las 5 áreas identificadas como las más importantes de las próximas negociaciones.

Comercio de mercancías

  1. Comercio de servicios
  2. Comercio y operaciones electrónicas en línea (internet)
  3. Inversiones
  4. Propiedad intelectual

 Los cursos son altamente interactivos, y usan simulaciones hipotéticas de lo que serán las negociaciones entre los canadienses y los estadounidenses. 

 

La razón es evidente; con este curso, los interesados en las diferentes industrias canadienses, podrán usar, no solo la instrucción de estos cursos, sino integrados en ella, la experiencia de los ex negociadores canadienses y de los diplomáticos que han negociado tratados comerciales con los americanos.

Cientos de representantes canadienses en todo tipo y rango de industrias están más que interesados preparándose para avanzar en las áreas futuras de negociación.  Y es que, acuérdese usted, estas negociaciones, están por empezar en solamente unas semanas.

Lo del curso en Carleton University se lo cuento para ilustrar lo mucho que toman este proceso en serio en Canadá.  Los canadienses se están preparando con mucho empeño a pesar de que los americanos, casualmente siguen llamando a este proceso, “una simple actualización sencilla del tratado, para modernizarlo y estar dentro de los avances cibernéticos de hoy”.

El curso en la Universidad canadiense cuesta $1,850.00 dólares canadienses por participante, y hasta el 25 de junio todos los lugares en la primera oferta estaban ya agotados.

Hubo una pre-venta que termino en febrero y que costó $1,600.00 dólares por participante. Todo eso se vendió también.

Y es que los canadienses saben que en esta renegociación se están jugando gran parte de su economía del futuro, y saben también que a pesar de ser el segundo socio comercial de Estados Unidos, Canadá, no va a recibir un tratamiento preferencial, al contrario, Trump los trae entre ceja y ceja, y los acusa de “dumping” (vender a precios por debajo del costo de producción). Por ejemplo, vea usted lo que ocurrió con las maderas blandas usadas en la construcción de casas en ambos países.  EEUU les acaba de meter un castigo de importación y un impuesto adicional.  Lo mismo hizo con las exportaciones canadienses de su industria láctea, a la que acuso de negociar en mala fe para afectar negativamente a los productores de lácteos en Wisconsin.

Todos estos episodios recientes ya resultaron en castigos, multas y alteraciones del comercio entre los dos países.  No cabe duda que por eso los canadienses, sospechan que su negociación va a estar difícil con ellos. Nosotros en México deberíamos anticipar lo mismo.

Le cuento todo esto, porque no se crea que vaya a ser un asunto fácil y que habrá oportunidad de que entre México y Canadá, les echen montón a los americanos.  No, eso no va a ocurrir; porque Estados Unidos a pesar de oficialmente reconocer la renegociación como  tripartita, encaminará su negociación con sus dos socios por separado.

Parece contradictorio pero no lo es.  Es la visión inamovible de Donald Trump.

El Presidente americano, insiste en que cualquier acuerdo comercial durante su gobierno sea como una negociación bilateral.  Uno a uno, y con nadie en montón.  Recuerde usted, Trump canceló el TPP (Acuerdo Trans Pacífico) pero no cancelo sus acuerdos individuales con la mayoría de los miembros de ese grupo de 12 países, entre los que aún están dos de sus 4 socios comerciales más fuertes, México y China.

Hay gente en Washington en el Departamento de Comercio, que está segura que esta renegociación de NAFTA será un ensayo para otras negociaciones bilaterales con muchos otros socios comerciales.

Por todo esto; lo que me gustaría hacer ahora es presentarle aquí lo que usted puede esperar, para los próximos 90 días.

Y aprovechando, para recordarle lo que ha ocurrido con las negociaciones hasta hoy, en los 3 países. Primero; anticipe usted un juego de póker “trinacional”, que por ahora tiene un tiempo fijo limitado de 10 meses.

Si usted recuerda, y eso se lo conté ya, el 18 de mayo, la Casa Blanca cumplió con el trámite de notificarle por escrito al congreso que 90 días después de esa fecha, tenía intenciones de negociar un nuevo acuerdo comercial internacional; ese mismo 18 de mayo empezó oficialmente el proceso de preparación.  La ley Americana establece que esos 90 días se usaran como preparación para que en la industria y el comercio de EEUU, los jugadores que tengan intereses internacionales expresen sus deseos, sus perspectivas, sus quejas, sus metas y su análisis para el nuevo proceso.

Recuérdelo usted 18 de mayo, eso pone la fecha del inicio de negociaciones para el miércoles 16 de agosto.

Si usted se acuerda también, ese mismo 18 de mayo Wilbur Ross Secretario de Comercio de EEUU, anuncio que la autoridad de promoción comercial de Estados Unidos, (que es la autoridad que el Congreso le da a la Casa Blanca para negociar acuerdos comerciales garantizando que el Congreso solo votara al final aprobando o desaprobando el proceso), terminaría el 30 de junio del 2018.  Esa llamada “vía rápida” para negociar es una licencia para no tener que permitir que el Congreso de Estados Unidos, meta su cuchara en la negociación, mientras esta, se esté realizando.

Hay que aprovechar que el Congreso no participaría directamente en la negociación.  Si lo hiciera no sería bueno ni para NAFTA, ni para Trump, ni para México o Canadá.  Aunque lo que hay que recordar también, es que esa licencia de “Vía rápida”, el congreso no se la concedió a Trump, sino al presidente Barack Obama, y no fue para renegociar el TLCAN, sino fue para negociar el TPP (acuerdo transpacífico que Obama iba a negociar con 11 otros países de la cuenca asiática, y en la que estaban también México y Chile) y que terminó abruptamente, cuando el Presidente Trump con una de sus primeras órdenes ejecutivas saco a EEUU de la negociación.

El efecto de tener ahora esa (vía rápida) para la negociación con México y Canadá, hace que las cosas se vean en una forma menos  favorable, porque hacer las cosas de prisa, y con la presión del tiempo nunca resultan en algo mejor.

A partir de agosto y por los siguientes 10 meses espere usted una  renegociación larga, difícil y complicada con los nuevos retos de incluir los 5 renglones que le mencione al principio y además todos los nuevos conceptos que no existían cuando el TLC fue concebido y puesto en funciones; como el comercio electrónico, y todo lo demás que resulta de las nuevas comunicaciones cibernéticas que hoy rigen la mayoría de las actividades humanas en el planeta.

Entre los americanos hay quien me dice, que hay que esperar nuevas complicaciones en estas nuevas áreas surgiendo cada semana. 

Es muy factible dicen, anticipar en cada día que la negociación este activa, nuevos retos que nunca habíamos visto antes. Cuatro otras nuevas áreas que ya se anticipan son por ejemplo;

Las leyes laborales en México.

  1. La vigilancia fronteriza
  2. Las transacciones bancarias en línea, para evitar el blanqueo de dinero.
  3. Y los movimientos de efectivo

Por eso todo el mundo se ha estado preparando; los americanos debido a que no han llenado muchas de sus posiciones ejecutivas en el nuevo gobierno de Trump, son los que más lentos han estado.

Aun así, desde mayo, los técnicos del Departamento de Comercio y de la Oficina del Representante Comercial han reunido a su equipo negociador, y este a su vez, está ya poniéndose de acuerdo con los líderes y los diferentes Comités del Congreso de Estados Unidos, porque a pesar de que no habrá intervención directa de los congresistas en la negociación, en sí, es necesario decidir, acordar, afinar y reafirmar los objetivos y el enfoque de la nueva negociación y su impacto en las leyes actuales de comercio internacional y las que resulten como consecuencia de la renegociación.

Por eso, desde el pasado  3 de junio, Canadá también comenzó sus consultas.

El gobierno en Ottawa ya invitó a las partes interesadas canadienses para que presenten sus propuestas, presenten sus demandas formales y avancen las consultas informales con la industria y los grupos laborales.

La canciller Chrystia Freeland, que maneja directamente la relación comercial Canadá-Estados Unidos como parte de su cartera ministerial, ya les entregó varios memorandos al gabinete y el Primer Ministro Justin Trudeau, ya le otorgó oficialmente el mandato para liderar el equipo de negociación Canadiense.

En México, La Secretaria de Economía empezó con las consultas desde el principio de febrero y los americanos me dicen que tienen la impresión de que México está ya también listo para comenzar las negociaciones cualquier día. Falta ver que nos dice la propia Secretaria de Economía.

Si usted ha checado los periódicos, seguramente se enteró que desde el 7 de junio las Cámara de Comercio de Canadá, y de  Estados Unidos, junto con el Coordinador Empresarial de México empezaron ya a planificar su estrategia antes de las renegociaciones.

Fue ahí que surgió la llamada “Alianza Económica de América del Norte”, que con 6 puntos clave de promoción, abogará en los 3 países por el TLCAN y por la integración económica en América del Norte.

De ahí salió algo mas muy importante también: el concepto de que la participación de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos prueba que los empresarios de EEUU quieren que el nuevo gobierno de Trump, entienda que el TLCAN… “es bueno para los tres países”.

Como en Washington diariamente estamos entretenidos y distraídos por los mensajes escandalosos en Twitter del presidente Donald Trump, recientemente han ocurrido varias cosas importantes sobre los preparativos de la renegociación que la prensa diaria ha dejado pasar sin cubrir, o ha concedido muy poco espacio para esas informaciones.

Ocurrió el 15 de junio;  ese día, La Casa Blanca pidió un informe general sobre los déficits comerciales más importantes que EEUU tiene anualmente; claro que el déficit americano de más de 63 mil millones de dólares con México, salió a la luz y lo peor es que salió mal explicado.

Nadie se molestó en decir que el déficit principal que tiene EEUU, no es con México, sino con China, y que la contabilización de ese déficit no toma en cuenta que los productos que regresan a EEUU, más que ser productos mexicanos originados con dinero, mano de obra y tecnología mexicanos, son capital y tecnología americanas con mano de obra barata de México.  Créame cuando usted contabiliza así las cosas el resultado y la suma de déficit y superávit comercial es muy distinta.

Algo que explica lo anterior salió de la misma gente de Trump, que reconoce que en este momento no les conviene hablar mal de China; pero con Canadá y con México no hay otros intereses en juego y eso contribuye a que Estados Unidos intente ahora aplicar con toda energía en las negociaciones su nueva agenda proteccionista.

Con todo eso, ya llegamos y pasamos el 27 de junio, fecha clave porque aquí en Washington, durante dos días, tuvimos ya las primeras audiencias públicas que están sirviendo para que los estadounidenses que viven del comercio exterior, presenten sus ideas, sus demandas y sus sugerencias para la re-negociación del TLC.

Por cierto, lo que muchos no saben es que los estadounidenses tienen un proceso de consulta más formal que el de México e incluso el de Canadá para involucrar a su Congreso en la negociación y también a aquellos estadounidenses con intereses comerciales o industriales en el tratado, ya sea por miles o por billones de dólares.

Por eso se dice que: “Estados Unidos, es aun considerado por mucha gente como el estándar de oro en la gestión de consultas con los afectados en todo el país en el proceso de la política de comercial internacional”.

Los  canadienses por otra parte son conocidos por tener a algunos de los mejores negociadores de política comercial en el mundo.

Acuérdese usted de toda esta información, porque eso es lo que deberá guiar la estrategia de negociación mexicana. 

No nos pueden comer el mandado, y se lo digo porque Canadá Y Estados Unidos están ya buscando como salir ganadores en la negociación, cueste lo que cueste.

Este proceso es el que definirá a las economías mexicana y canadiense del futuro.

Los americanos no se crea que dependen de esto, solamente el 28% de la economía total de EEUU,  tiene que ver con el comercio internacional; aunque “ojo”, eso tampoco quiere decir que dejaran que les coman el mandado; porque el 28% de la economía americana es mayor que el 100% de muchas economías desarrolladas.  Además los americanos siempre están listos para comerse a quien, o a quienes no se sepan defender negociando.

Ahora hay que alistarse para muchas cosas que vienen; tome usted nota.

El  viernes 14 de julio varios gobernadores de Estados Unidos y de México, se reunirán en Rhode Island con varios de los  primeros ministros provinciales de Canadá, (el equivalente canadiense de gobernadores)

Inmediatamente después, el lunes 17 de julio – Estados Unidos deberá empezar a publicar, un resumen detallado de sus objetivos para las nuevas negociaciones de NAFTA; bajo la ley de  Estados Unidos, el documento debe aparecer en un sitio Web disponible públicamente y ser actualizado periódicamente.  Eso va a obligar a Canadá y a México a hacer lo mismo.

Estas páginas seguramente van a estar en inglés, español, y debido a que en Quebec, “La Belle Provence” canadiense se habla francés, los textos deberán estar también en  francés.

Por otra parte, los canadienses tendrán lista su autoridad para empezar a negociar desde el 18 de julio.

Finalmente el miércoles 16 de agosto los tres países podrán arrimar sus sillas a la mesa de negociación, para los primeros jaloneos.

Por ahora lo único que le puedo decir es que la renegociación del TLCAN es hasta hoy un muy justificado motivo de preocupación para México, pero las cosas que valen la pena nunca son fáciles y esta vez lo que hay que hacer es afilar los dientes, y establecer estrategias… Pero no hay razón para entrar en pánico.

Al menos, todavía no.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.