Por: Mauricio Farías Hodges| Poeta residente de Tijuana, Baja California

Siempre has estado conmigo,
dándome al mundo,
dejándome volar,
siempre con la puerta abierta,
por si he de regresar.

No importa si pasan días,
si el ocaso de la vida
pareciera acercarse
sin tregua, con malicia,
para ti siempre, siempre
he de estar yo antes que tú.

He perdido la cuenta
de cuántas veces te he lastimado,
sin embargo, sigues viéndome
con el orgullo interminable,
como si hubiera pisado la luna,
como si hubiera salvado al mundo.

Eres creadora de mis venas,
de la piel que soy, del cabello,
del camino por el que tránsito,
de la mesa en que tantas veces
compartiste el fruto de tu esfuerzo,
eres única, eres mi madre,
soy la carne que día a día esculpiste,
soy de ti, porque de ti vine.

Mauricio Farias Hodges
Tijuana, B.C., México

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.