Por: José Manuel Urreta Ortega | Presidente del CCE en el Estado de Veracruz y Coordinador de CONCAMIN para la Zona Oriente de México | @ManuelUrreta

Tabasco y Veracruz son entidades con una cultura compartida desde tiempos de la civilización olmeca, en el periodo preclásico mesoamericano alrededor del año 1500 A.C.; hoy en día, estos dos estados comparten retos para lograr su desarrollo productivo, económico y social y con ellos lograr el bienestar de toda su población.

Ambas entidades cuentan con una extraordinaria riqueza natural y grandes oportunidades para posicionar a México entre uno de los productores más importantes del sector petrolero internacional pero también de energías limpias, aunado al potencial que representan diversas actividades agroindustriales y comerciales en toda la región.

Derivado de este sitio estratégico que posee la zona para el crecimiento nacional es que hemos promovido acciones de fortalecimiento institucional, tanto a nivel gubernamental como de representación empresarial con el Consejo Coordinador Empresarial del Estado de Veracruz.

Mantenemos un diálogo permanente con el Gobernador de los tabasqueños, Adán Augusto López Hernández, quien se ha mostrado dispuesto a desarrollar una agenda compartida, con el objetivo y la sensibilidad necesarias para que un gobierno estatal sea efectivo facilitador al desarrollo de actividades económicas y para que los empresarios podamos cumplir nuestra función, que es la de generar empleos y riqueza para toda la población.

Por su parte, con el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco, Luis Alberto Rodríguez Luna, mantenemos desde el año pasado una suma de esfuerzos permanente al interior del grupo de líderes empresariales estatales, donde el diálogo y la desinteresada suma de voluntades es una de sus principales características; con él, los empresarios veracruzanos tenemos el firme compromiso de trabajar juntos para generar una mayor cantidad de empleos de calidad y desarrollo económico a la región, que es una de las que más enfrentan esos contrastes entre oportunidad y desarrollo.

Con esta visión de región queremos, por una parte, atraer mayores inversiones internacionales hacia ambas entidades en proyectos de exploración, extracción y refinación del hidrocarburo; para ello, y con el objetivo de ampliar las relaciones productivas y diplomáticas con naciones europeas interesadas en generar alianzas, hemos promovido el acercamiento entre los representantes gubernamentales y empresariales de Tabasco con Antoine Evrard, Embajador de Bélgica en el país para continuar impulsando el intercambio económico y cultural entre ambas naciones, en particular con esta región del sur del Golfo de México.

Como ya lo he señalado en ocasiones anteriores, Bélgica representa una nación aliada estratégica para los empresarios mexicanos al ser nuestra entrada al mercado europeo y por la importancia que Bruselas mantiene como capital de la nación y también de la Unión Europea; gracias a ello, hoy contamos con importantes áreas de oportunidad para impulsar además proyectos en materia agroindustrial, ambiental, de seguridad y transportes.

Uno de los objetivos es incrementar y diversificar las inversiones en la zona, eslabonando a productores e industriales locales con empresas de talla internacional, convencidos de la calidad de nuestros productos y servicios. En Tabasco, por ejemplo, ya existen plantaciones de cacao por parte de la compañía belga Puratos, una de las más prestigiadas de Europa del sector de la panadería, pastelería y de chocolates, y estas historias de éxito las podemos multiplicar.

De igual manera, y a través de la Coordinación de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos para la Región Oriente del país que abarca los estados de Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz que tengo el privilegio y alto compromiso de encabezar, promovemos un mayor acercamiento y eslabonamiento productivo entre diversos sectores industriales.

Con este vínculo entre Tabasco y Veracruz también buscamos atender pendientes sociales comunes como son el de la inseguridad en todo el territorio, reforzando la coordinación entre los sectores señalados para revertir la violencia que prevalece en la zona limítrofe de ambas entidades, a través del intercambio de información y la implementación de estrategias conjuntas para el establecimiento de un entorno propicio para generar un progreso compartido con lo mejor de cada entidad y en beneficio de toda la población en la región.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.