Por: Alejandra Chávez

La frustración es un sentimiento que se genera al no poder hacer o no poder lograr, lo que se quiere. Causa ansiedad, ira, enojo, tristeza, desánimo.

Los expertos observan que un rasgo común de las personas que sienten frustración es anteponer el “no” a muchas de sus actitudes. Por ejemplo: no puedo, no me gusta, no lo sé hacer, etc.

Pero… ¿cómo combatir la frustración? Aquí les doy algunos tips para manejarla y ayudar a quienes la sienten a salir del “laberinto” en el que se encuentran a causa de ella.

Algunos expertos recomiendan:

  1. Fijar objetivos y metas claros. De esta forma, se contribuye a que la persona frustrada sepa con claridad las tareas que ha de desempeñar y el porqué de la importancia de que las realice.
  2. Fomentar la sana competencia. No se trata de ganar por ganar, ni pensar únicamente en ser mejor que los demás. Se trata, más bien, de observar cómo los otros han hecho mejor las cosas y tomar en cuenta, de eso, aquello que nos sirve.
  3. Aceptar que no siempre se debe o puede hacer lo que uno quiere. Ayuda mucho reconocer las razones por las que no debe o puede hacerse, así como las consecuencias de hacerlo.
  4. Reconocer que no se es perfecto y evitar por todos los medios pensar o decir “no puedo”, ya que si es reiterativo el cerebro se predispone a ello fijando la imagen interna de ser incapaz.

La sobre protección en la edad temprana del ser humano es factor relevante de la frustración en la edad adulta, en muchos de los casos.

Así que, si ustedes están envueltos en ese torbellino de los “no puedo”, deténganlo y sálganse de ahí, porque crecer no solo significa cumplir años, sino que conlleva mejorar, madurar y desarrollarse.

¡Quiéranse! ¡Apapáchense!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.