En la primera vez que México abrió una elección presidencial a candidatos sin partido, los tres principales aspirantes incurrieron en irregularidades en su afán de llegar a la boleta.

Armando Ríos Piter, Jaime Rodríguez Calderón y Margarita Zavala usaron fotocopias y credenciales de elector simuladas para sustentar el apoyo ciudadano que requerían.

Pese a la trampa, Zavala y El Bronco lograron la candidatura, aunque la expanista renunció posteriormente a ésta.

Rodríguez Calderón obtuvo un lugar en la boleta por un fallo del Tribunal Electoral, el cual dijo que a El Bronco no se le respetó su derecho a que fueran revisadas las 810 mil firmas que fueron calificadas como irregulares.

 

FUENTE: EXCÉLSIOR.MX

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.