Los inmigrantes son un tema muy polémico hoy en día dadas las situaciones extremistas de las que hemos sido testigos; principalmente la guerra y seres extremadamente radicales hundidos en la ignorancia.

Estas personas no sólo sufren la necesidad de abandonar sus casas, si no las tragedias con las se encuentran en el camino de su búsqueda por una mejor vida, la más frecuente actualmente, la trata de personas.

“Los migrantes se han convertido en las principales víctimas de la trata por parte de los llamados comerciantes de esclavos del siglo XXI. Miles de hombres, mujeres y niños desaparecen de los campos de refugiados de Europa y otras partes del mundo”, declaró en un comunicado Yury Fedotov, director ejecutivo de la UNODC.

Se han descubierto redes traficantes de ilegales donde el 71% de las víctimas son mujeres y niñas, quienes después de ser raptadas, son obligadas a casarse y ser explotadas sexualmente por el magnate que las “compre”.

En cuanto a los hombres, son utilizados para hacer trabajos forzados, obligados a volverse soldados de grupos terroristas o víctimas de la extracción de órganos.

Los migrantes son el mejor objetivo de las redes de trata de personas ya que suelen ser gente que en realidad nadie está buscando, si no llegan a su destino no hay nadie que vea por ellos, que denuncie su extravío.

Todas estas personas son raptadas en su momento de mayor vulnerabilidad que es su proceso de traslado de un lugar a otro, ya que además en el 90% de los casos, suelen ser pobres. Consecuentemente al estar desesperados y confundidos por no conocer el lugar a donde quieren llegar, no se detienen a considerar los riesgos a los que se enfrentan.

Según el estudio ya mencionado de Fedotov, el 63% de los condenados por tráfico de personas son hombres. Aún así, Fedotov recalca que la tasa de condenas sigue siendo demasiado baja y “las víctimas no siempre están recibiendo la protección y el servicio que los países están obligados a proporcionar”.

En México, la especificidad del contexto migratorio potencia el vínculo entre la migración y la trata, debido a la colindancia con los Estados Unidos de América. Asimismo, las modalidades de la Trata más recurrentes en el país son las que tienen fines sexuales y laborales.

Supuestamente para evitar estos incidentes causados por esta trata existen leyes para protegerlos. Leyes que son ignoradas la mayoría del tiempo por el gobierno y que no tienen impacto alguno dada la falta de condena y castigo para quienes ejercen este acto ilícito.

No obstante, no es sólo aplicar la ley como se dicta, sino que el gobierno y sus autoridades pierdan el miedo y dediquen parte del presupuesto que se va en diputados que ni si quieran saben la existencia de dichas leyes a realizar una búsqueda de estas redes mafiosas y así proteger realmente a las personas que lo necesitan, no hacerlas a un lado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.