El gobierno de Donald Trump intensificó las medidas de migración, donde acelerará el proceso de deportación de migrantes y establece contratar a 15 mil oficiales para detener y deportar inmigrantes indocumentados pero mantiene la protección legal para los beneficiarios del programa DACA o “dreamers”.

El Departamento de Seguridad Interna (DHS), contratará a los nuevos agentes migratorios, los cuales serán 10 mil agentes para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y 5 mil más de la Oficina de Aduanas y Fronteras (CBP).

Además se buscará ampliar un programa que autorizará a policías a actuar como oficiales de migración, para detener y deportar a inmigrantes dentro del país y a lo largo de las fronteras de Estados Unidos.

En dos memorandos firmados dirigidos a los titulares de las tres agencias migratorias bajo su autoridad, el secretario de Seguridad Interna, John Kelly, delineó la manera como la dependencia implementará la orden ejecutiva que Trump firmó el pasado 22 de enero.

Para ello Kelly amplió la lista de inmigrantes indocumentados cuya detención y deportación será prioritaria bajo la orden de Trump, yendo más allá de los criminales indocumentados.

Esta lista incluirá ahora a cualquier migrante acusado de cualquier delito que no haya sido resuelto; aquellos que hayan cometido actos que constituyen un delito que puede ser encausado penalmente, quienes hayan cometido fraude contra el gobierno federal, o abusado programas federales de asistencia pública.

FUENTE: POLITICO.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.