Durante el año previo a las elecciones a la Casa Blanca, asesores de la campaña presidencial de Donald Trump y otros de sus colaboradores más próximos mantuvieron “reiterados contactos” con agentes de la inteligencia rusa.

Esto lo revela el diario The New York Times, el cual citó a cuatro funcionarios y exfuncionarios bajo condición de anonimato. Revelaron registros telefónicos y llamadas interceptadas entre los asesores del ahora presidente y los agentes de la inteligencia rusa.

Las fuentes del rotativo no revelaron el contenido de las llamadas ni los agentes rusos que las protagonizaron; tampoco los asesores de Trump vinculados en el caso con la excepción de Paul Manafort, quien fuera jefe de la campaña hasta que estuvo involucrado en un escándalo de financiación irregular en Ucrania.

Manafort negó estas informaciones: “Esto es absurdo. No tengo ni idea de a qué se está refiriendo. Nunca he hablado conscientemente con oficiales de inteligencia rusos, y nunca he tenido nada que ver con el Gobierno ruso”.

Aunque las llamadas fueron frecuentes, y en ocasiones también involucraron a funcionarios del Kremlin, las fuentes citadas por The New York Times no hallaron pruebas de que esos contactos derivaran en los “hackeos” a la campaña de Hillary Clinton y al Partido Demócrata, de los que la inteligencia norteamericana culpa a Rusia.

The New York Times puntualizó que muchos de los colaboradores de Trump tienen negocios en Rusia y Ucrania y que es habitual que empresarios entren en contacto con agentes de la inteligencia que a veces trabajan de encubierto en esos países.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.