El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, regresó el lunes a la ONU con el anuncio de que planifica una segunda cumbre con su antes enemigo número uno, el líder norcoreano, Kim Jong-un, 12 meses después de su explosivo debut en el mayor escenario diplomático del mundo.

Hace tan solo un año, tras meses de crecientes tensiones por los avances en el programa nuclear de Corea del Norte, Trump debutó en la ONU con la advertencia de que el país asiático sería “totalmente destruido” si Estados Unidos o sus aliados eran atacados.

Su descripción de Kim como “hombre cohete” en una “misión suicida” desencadenó una airada respuesta del dirigente norcoreano, que acusó al magnate republicano de ser un “trastornado mental”.

Pero este lunes Trump aseguró que hay un “progreso tremendo” en las relaciones entre ambas potencias, aunque como el año pasado Kim no asistirá a la asamblea.

 

“Parece que tendremos una segunda cumbre bastante pronto”, dijo Trump a periodistas en la ONU, donde abrió una reunión mundial sobre las drogas.

“Como saben, Kim Jong-un escribió una carta, una bella carta, pidiendo un segundo encuentro y haremos eso”, añadió Trump, que celebró una histórica cumbre con el líder norcoreano en junio pasado en Singapur.

Trump dijo que el secretario de Estado, Mike Pompeo, organizaría la cumbre “en el futuro inmediato”.

Aunque Pompeo ha expresado algunas decepciones en los últimos meses respecto a la marcha de las negociaciones con sus interlocutores asiáticos, asegura que los esfuerzos para persuadir a Pyongyang de que su país debe proceder a una desnuclearización están avanzando.

Además de su alocución ante la Asamblea General del martes, Trump prevé una serie de reuniones bilaterales con aliados como el presidente francés, Emmanuel Macron, la británica Theresa May y el japonés Shinzo Abe, con quien ya se reunió el domingo por la noche.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.