El presidente estadounidense, Donald Trump, está manteniendo la presión sobre los congresistas demócratas para que aprueben el financiamiento de su prometido muro en la frontera con México.

“Nos ahorraríamos Miles de Millones de Dólares si los Demócratas nos dieran los votos para construir el Muro”. No ofreció evidencia de cómo se crearían tales ahorros y volvió a amenazar con cerrar “toda la Frontera en el Sur si es necesario”, escribió en Twitter.

Parecía posible que el 7 de diciembre se diera un cierre parcial del gobierno federal, pero Trump comentó a los reporteros el sábado a bordo del avión presidencial que estaría dispuesto a firmar una extensión de fondos por dos semanas para permitir las ceremonias de estado en honor del difunto expresidente George H.W. Bush, que falleció el viernes.

El presidente se había estado preparado para un enfrentamiento con el Congreso, en sus intentos por conseguir miles de millones de dólares para el muro.

Además tenía previsto reunirse  con el líder de los demócratas en el Senado, Charles Schumer y con la lideresa de los demócratas en la Cámara de representantes, Nancy Pelosi, pero la reunión fue pospuesta por los funerales.

Schumer propuso la semana pasada a Trump evitar el cierre del gobierno si acepta una Resolución Continua o una iniciativa de gasto parcial sólo para el Departamento de Seguridad Interna (DHS) para el año fiscal 2019.

La versión del Senado de la iniciativa de gastos del DHS aprobada por el Senado incluye 1.6 mil millones de dólares en seguridad fronteriza. Pero no contempla fondos específicos para el muro de Trump.

La Casa Blanca pidió específicamente cinco mil millones de dólares para seguridad y para la construcción del muro, los cuales fueron incorporados en la iniciativa de gastos del DHS en la versión de la Cámara de Representantes.

El Congreso ya aprobó 1.6 mil millones en marzo en seguridad fronteriza, incluidas bardas y barreras físicas, pero ninguno de los fondos fue etiquetado para el muro de Trump.

El lenguaje del acuerdo presupuestal de marzo estableció que las barreras físicas corresponden a bardas y diques -que habían sido contemplados desde la Ley de Bardas Seguras de 2006- pero no al muro de concreto propuesto por el presidente.

Aunque inicialmente los líderes demócratas ofrecieron financiar el muro a cambio de la legalización de los 690 mil dreamers (soñadores), la propuesta de la Casa Blanca de reducir la migración legal fue vista como una “píldora venenosa” que descarriló las negociaciones.

FUENTE: ELFINANCIERO.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.