Durante la pasada Cumbre del G20 en Hamburgo, la canciller alemana Angela Merkel realizó una cena a la que fueron invitados todos los líderes y sus esposas. Fue durante la velada, que el presidente Trump aprovechó para acercarse nuevamente a su homólogo ruso, Vladimir Putin, con quien ya había mantenido una reunión de protocolo durante la mañana del 7 de julio.

De acuerdo con el diario estadounidense The New York Times, dicho encuentro incomodó a algunos líderes que se encontraban en el evento pues durante casi una hora, ambos mandatarios estuvieron dialogando tan sólo a través del interprete del Kremlin ya que de acuerdo con la Casa Blanca, el intérprete de Trump no hablaba ruso, sin dar a conocer el motivo de la charla pese al latente escándalo de la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Este segundo encuentro entre Trump y Putin se había mantenido en secreto pero ante la presión mediática, funcionarios de la Casa Blanca tuvieron que aceptar que la reunión sí había sucedido luego de la cena con los líderes del G20 pero que “no había nada malo con ello”.

“Casi todo el mundo en la cena pensó que lo que estaba sucediendo era realmente extraño,el presidente Trump claramente quiere mostrar que tienen una mejor relación persona con el presidente Trump a comparación de cualquiera de nosotros”, dijo Ian Bremmer, presidente del la consultoría neoyorkina Grupo Eurasia, quien aseguró que escuchó que los asistentes “estaban desconcertados, confundidos y asustados”.

Pero Sean Spicer, secretario de prensa de la Casa Blanca, aseguró que el presidente Trump había descrito el encuentro con Putin como “puramente social” y aseguró que duró mucho menos de una hora. “Fueron bromas y charlas” dijo el vocero.

“Las noticias falsas se están convirtiendo en algo más y más deshonesto. Incluso a una  cena para líderes del G20 en Alemania la hacen parecer siniestra”, tuiteó el presidente Trump ante la revelación de medios estadounidenses.

Además dijo que era “enfermo” haber hecho una noticia falsa respecto a la cena con Putin, pese a que la Casa Blanca ya había declarado que ésta sí sucedido.

Este nuevo escándalo se da en medio de los problemas que han surgido en la administración de Trump luego de que el FBI asegurará que el gobierno y la inteligencia rusa sí intervinieron las elecciones de noviembre de 2016 en favor del mandatario.

Fuente: AristeguiNoticias

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.