En su intención de “hacer a Estados Unidos grande”, Donald Trump abrió una etapa marcada por la incertidumbre en la relación con México. Su principal objetivo es: cumplir sus promesas de campaña: la construcción del muro fronterizo, la deportación de inmigrantes y el combate al terrorismo, además de fomentar la creación de empleos.

Sin embargo, en su afán de obligar a México a alinearse con sus políticas, Donald Trump ha caído en varias contradicciones, ni siquiera logra ponerse de acuerdo con los miembros de su gabinete, con él no hay garantías de nada, y sus declaraciones solo provocaron tensión diplomática con México.

Declaraciones de Trump sobre México

-Junio, 2015: “Cuando México nos manda gente, no nos mandan a los mejores. Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores”.

-Agosto, 2016 durante una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, en la Ciudad de México, Trump dijo: “Tengo un gran respeto por los mexicanos”.

-23 de enero pasado, Trump firmó decreto para retirar a Estados Unidos del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP por sus siglas en inglés), y para renegociar el Tratado de Libre Comercio TLCAN.

-25 de enero pasado, firmó dos órdenes ejecutivas en materia de seguridad fronteriza, contemplan la construcción de un muro y el inicio de operativos antiinmigrantes: “Solo deportaremos inmigrantes con historia criminal”

-12 de febrero pasado, el mismo Trump informó que las redadas no solo son contra inmigrantes con antecedentes criminales; sino que hay “otros” que también están siendo detenidos: “La campaña contra criminales ilegales es meramente en mantenimiento de mi promesa de campaña. Miembros de bandas, traficantes de droga y otros están siendo deportados”, aseguró el mandatario en la red social.

-En enero, el presidente de Estados Unidos declaró que no detendrían a los “dreamers”, los jóvenes nacidos en México, quienes fueron llevados cuando eran pequeños a territorio estadounidense, algunos cuentan con un alivio migratorio, conocido como DACA (por sus siglas en inglés), y proporcionado por la administración de Barack Obama.

-La contradicción vino cuando el 16 de febrero se supo del arresto del primer “dreamer”, al que acusaron de delincuente, pero en realidad solo tenía una infracción de tránsito; así respondió Trump: “Es muy duro, vamos a tratar DACA con el corazón”.

¿Quién dice la verdad?

-La más reciente contradicción de Donald Trump en torno a México dejó al descubierto que no hay una buena comunicación con su gabinete: “Por primera vez estamos expulsando pandilleros y traficantes. Es una operación militar”.

-Más tarde, durante una reunión con el canciller Luis Videgaray en la capital mexicana, el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, contradijo a Trump:

“Quiero ser muy claro, no habrá deportaciones masivas, repito, no habrá deportaciones masivas. Todo lo que haremos en mi secretaría será legal y de acuerdo con los derechos humanos y el sistema jurídico de los Estados Unidos

“Nuevamente, escuchen esto, no se van a utilizar fuerzas militares en operaciones migratorias”.

-Los dichos por Trump obligaron al vocero presidencial estadunidense Sean Spicer a aclarar lo dicho por Trump sobre las operaciones militares en la frontera:

“Él lo estaba usando como un adjetivo. Lo que está pasando es un asunto de precisión. Lo hemos aclarado en el pasado y creo que el secretario Kelly reiteró qué clase de operaciones son. El presidente describía la manera en la que esto se está haciendo”.

Las declaraciones de Trump y sus funcionarios dejan en claro que ven dos Méxicos; en la visión de Trump nuestro país presuntamente se robó los empleos de los estadounidenses, pues el Tratado de Libre Comercio pone en desventaja a Estados Unidos. Por otro lado, está el México que describe Kelly: “De acuerdo con varios estudios, millones de empleos estadounidenses se benefician por el comercio con México”.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.