Por: Vanessa Guerrero Belmont | @Vannbelmont

Estamos en época de Mundial, y para muchos época de “hombres”. ¿Por qué hago énfasis en esto? Porque a este deporte le falta mucho por madurar con el tema de sexismo y misoginia pues la mayoría de los fanáticos aseguran que el fútbol sólo es para hombres, y esto se ve reflejado en los numerosos abusos que ha habido en contra de reporteras.

De acuerdo con la FIFA, De los 16,000 periodistas acreditados para cubrir el evento de La Copa del Mundo 2018, sólo el 14% son mujeres. Y quiero aclarar que no por falta de interés de las mujeres, sino la limitación que a ellas les ponen por intentar entrar a un sector dominado por hombres.

El suceso que desató toda esta controversia, fue cuando una reportera para la televisión alemana llamada Julieth González Therán, estaba transmitiendo en vivo desde la ciudad de Saransk, Rusia cuando un hombre se le acercó bruscamente, le agarró el busto y le dio un beso en la mejilla. La periodista subió el video a sus redes sociales con un claro mensaje donde se lee “¡RESPETO! No merecemos este trato. Somos igualmente valiosas y profesionales. Comparto la alegría del fútbol, pero debemos identificar los límites del afecto y del acoso.” Así mismo, una periodista sueca Malin Wahlberg fue agarrada y besada mientras informaba sobre el juego de Suecia con Corea del Sur. Todo esto dio pie a que varias reporteras alzaran la voz y se defendieran de la misma manera.

Aseguro que más de uno puede estar pensando “sólo fue un beso en la mejilla”, pero además de que no es caso único, ningún hombre tiene el derecho de desprestigiar el trabajo de alguien sólo por ser mujer.

Tanto es el abuso que en Brasil se ha iniciado un movimiento llamado “#DeixaElaTrabalhar” ( Déjala hacer su trabajo) donde muchas periodistas piden ser respetadas ya que en numerosas ocasiones, los hombres se sienten con el derecho de darles un beso por el simple hecho de ser atractivas físicamente y no poder reaccionar agresivamente por el público mirándolas en vivo.

Fatma Samoura, la primera secretaria general de la FIFA, condenó a los responsables y tuiteó: “Muchas mujeres están en Rusia para llevar a cabo sus tareas de manera profesional y es importante que las respetemos y a su trabajo”.

“Un día en la Plaza Roja, un turco  abrazó y se tomó una selfie con otra reportera sin pedir permiso. Intervine y le dije que no podía hacerlo porque era una falta de respeto. Dijo que la foto era para su esposa, como si eso sirviera como justificación para el acto ” Afirma la periodista brasileña Luiza Oliveira a CNN.

Esta Copa del Mundo ya ha tenido su cuota de sexismo con “Getty Images” (Un famosos sitio de fotografías de famosos) forzada a disculparse después de publicar una galería de los “fanáticos más sensuales de la Copa Mundial”, y Burger King emitió una fuerte disculpa después de su mal aconsejada oferta donde ofreció a las mujeres rusas la oportunidad de ganar $ 47,000 y liberar Whoppers de por vida si se embarazaron por un jugador de la Copa Mundial.

Supuestamente la Copa del Mundo está hecha para hacer que personas de diferentes naciones, culturas, creencias convivan y se unan por medio de un hermoso deporte, y esto no debería de ser excepción para unir sexos. Estas agresiones deben parar pronto, una mujer puede llegar a ser gran periodista por su experiencia e inteligencia, no por tener un par de pechos. Nadie tiene el derecho ni el pretexto para agredir de esta manera a una persona. Quiero creer que somos humanos pensantes y no animales salvajes con ansias sexuales impulsivas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.