Las detenciones de migrantes indocumentados en la frontera entre Estados Unidos y México, incluyendo menores no acompañados, alcanzaron en marzo su mayor nivel mensual en 20 años, al aumentar 71 por ciento respecto a febrero.

El mes pasado, los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, en inglés) interceptaron a más de 172 mil indocumentados en el linde, de los que 18 mil 890 fueron menores procedentes de Centroamérica que llegaron solos y cuyo número se incrementó 100 por ciento respecto a febrero.

Esos datos, anunciados por fuentes oficiales del Gobierno estadounidense, evidencian la urgencia de la crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos, donde la llegada de indocumentados no ha dejado de aumentar desde que el presidente Joe Biden asumió el poder en enero.

“En marzo de 2021, la CBP encontró a más de 172 mil personas que intentaron entrar por la frontera suroeste”, dijo una de las fuentes, que pidió el anonimato, en rueda de prensa telefónica.

Eso representa un aumento de 71.2 por ciento respecto a febrero de este año, cuando CBP interceptó en la frontera a un total de 100 mil 441 indocumentados, según datos oficiales.

De los más de 172 mil migrantes interceptados en marzo, un total de 168 mil 195 fueron “aprehendidos” entre puertos de entrada, mientras que otros 4 mil 136 llegaron a las garitas de ingreso de la frontera, donde en muchos casos son declarados “inadmisibles”, precisó la fuente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.