18.9 C
Mexico City
jueves, julio 18, 2024

PARÍS LIMITA ACCESO AL SENA PREVIOS A LOS JUEGOS

Las autoridades parisinas han implementado estrictos controles...

AMPLIACIÓN DE ACCIONES EN EL CENTRO DE JUSTICIA PARA LAS MUJERES EN CANCÚN

Colectivas de mujeres, organizaciones civiles y dependencias...

MATRIMONIO Y POLÍTICA: ¿REQUISITO NO ESCRITO PARA LA PRESIDENCIA DE MÉXICO?

NacionalMATRIMONIO Y POLÍTICA: ¿REQUISITO NO ESCRITO PARA LA PRESIDENCIA DE MÉXICO?

A medida que nos acercamos a las elecciones presidenciales de 2024 en México, surge una curiosa pregunta: ¿es necesario casarse para aspirar a la presidencia? Esta interrogante gana relevancia tras la reciente boda de Claudia Sheinbaum, una de las precandidatas más prominentes, con José María Tarriba Unger.

Recordando casos anteriores, como el matrimonio de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera poco antes de las elecciones presidenciales de 2012, parece haber un patrón en el que los aspirantes a la presidencia optan por casarse en los años previos a las elecciones. Este tipo de uniones ha sido objeto de escrutinio y especulación, especialmente cuando se trata de figuras políticas que se perfilan para la máxima magistratura del país.

Sin embargo, desde un punto de vista legal, el matrimonio no figura entre los requisitos constitucionales para ser presidente de México. Según el artículo 82 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los requisitos incluyen ser ciudadano mexicano por nacimiento, tener al menos 35 años cumplidos al momento de la elección y residir en el país durante el año anterior a la elección, entre otros, pero no se menciona el estado civil.

La decisión de casarse puede interpretarse más como una estrategia de imagen pública, especialmente en contextos internacionales donde la presencia de una pareja puede ser relevante en reuniones y eventos diplomáticos. En una época donde la imagen pública y la percepción de estabilidad personal pueden influir en la opinión de los electores, el matrimonio puede ser visto como un elemento que suma a la proyección de una figura política.

En resumen, aunque el matrimonio no es un requisito legal para ser presidente de México, históricamente ha sido un aspecto que algunos candidatos han considerado importante en el camino hacia la presidencia, posiblemente por razones relacionadas con la imagen y la percepción pública.

Otro contenido